TecnoXplora » CienciaXplora

Aléjate del tabaco

¿Es mejor dejar de fumar de golpe o poco a poco?

Cómo evitar sufrir al dejarlo y asegurarte de que no habrá recaídas.

Publicidad

Que el tabaco es dañino para la salud es algo evidente y lentamente son más las personas que se suman a la misión de dejar de fumar. Sin embargo, ¿existe una manera más eficaz de hacerlo que otras?

Pues bien, según una investigación de la Universidad de Oxford publicado en Annals of Internal Medicine las personas que intentan dejar el tabaco de forma paulatina, es decir, poco a poco, les cuesta más abandonar el vicio que aquellas que lo hacen de forma abrupta.

Concretamente, la probabilidad de alcanzar el objetivo de dejar de fumar es un 25% mayor cuando se hace radicalmente. Ir recortando el consumo de tabaco poco a poco supone un esfuerzo extra a pesar de lo que creen aquellas personas que lo hacen gradualmente.

Por tanto, si estás pensando en dejar de fumar, obtendrás más probabilidad de éxito si lo haces de un día para otro. Además, siempre puedes obtener ayuda de profesionales que te recomendarán algunos métodos para que dejar el tabaco te resulte más sencillo. Los parches transdérmicos o los chicles de nicotina te ayudarán a que el proceso sea más efectivo y evitarán que recaigas en el vicio.

¿Por qué dejar de fumar?

Son muchas las razones que podrían convencerte para dejar el tabaco y existen algunas que incluso puede que no conozcas. Más allá del cáncer, una enfermedad que afecta a millones de personas en el mundo y que tiene una alta tasa de mortalidad, el tabaco puede causar otros males. Desde problemas pulmonares, cardiovasculares o hipertensión arterial hasta la posibilidad de enfermedades bucales, pasando por la pérdida de capacidad olfativa o gustativa, son sólo algunos de los desencadenantes que este vicio podría causarte.

Si estás pensando en dejar de fumar, estos son algunos de los beneficios que implicará hacerlo, según la Sociedad Americana del Cáncer:

  • Tan sólo 20 minutos después de fumar, tu presión arterial y ritmo cardíaco disminuyen.
  • Entre la segunda y tercera semana después de dejar de fumar, tu función pulmonar y circulación de sangre mejorarán.
  • Tras el primer mes, la dificultad para respirar y la tos disminuirán, y se reducirá el riesgo de infección pulmonar.
  • Pasado un año, la posibilidad de un ataque cardíaco disminuye notablemente.
  • Tras cinco años sin fumar, el riesgo de padecer cáncer de vejiga, garganta, esófago y boca se reducirá a la mitad.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

Esta pulsera te da una descarga eléctrica cuando te pasas con la comida o el tabaco

Publicidad