TecnoXplora » CienciaXplora

DEFENSA DEL CONSUMO MODERADO DE CARNE

El consumo de vegetales no nos protege por sí solo de enfermedades cardiovasculares

Según un estudio de la Universidad de Oxford, liderado por Qi Feng, el efecto positivo de consumir vegetales disminuye con otros hábitos como el consumo de alcohol, tabaco y carnes rojas o procesadas.

Comer ensalada

Farhad Ibrahimzade para Unsplash Comer ensalada

Publicidad

Parecía que estaba muy claro: los vegetales ejercen un efecto positivo en nuestra salud. Sin embargo, un nuevo estudio publicado en Frontiers in Nutrition duda en ciertos aspectos de esta afirmación. Para llegar a esta conclusión, los autores, liderados por Qi Feng, epidemiólogo del Departamento de Salud de la Población Nuffield, de la Universidad de Oxford, analizaron la dieta de casi 400.000 adultos y descubrieron si bien los vegetales crudos podrían beneficiar al corazón, no ocurría lo mismo con no las verduras y hortalizas cocidas.

A esto habría que sumarle que cualquier beneficio relacionado se desvanecía por completo cuando se tomaban en cuenta factores del estilo de vida, como la actividad física, tabaco, alcohol, el consumo de carnes rojas y procesadas, y el uso de suplementos de vitaminas y minerales.

"Nuestro estudio no encontró evidencia de un efecto protector en la ingesta de vegetales en la aparición de enfermedades cardiovasculares – señala Feng en un comunicado – .En cambio, nuestros análisis muestran que es muy probable que el efecto aparentemente protector de la ingesta de verduras contra el riesgo de enfermedades cardiovasculares se deba a un sesgo... relacionado con las diferencias en la situación socioeconómica y el estilo de vida".

Los hallazgos parecen desafiar una gran cantidad de investigaciones anteriores que muestran que una dieta basada en vegetales es buena para el corazón y la salud en general, incluido un estudio reciente, publicado a inicios de febrero en Plos Medicine, que muestra que una persona joven podría vivir 13 años más si come más verduras, legumbres, granos integrales, frutas y nueces. Según el estudio del equipo de Feng, lo primero que hay que comprender es que el consumo de vegetales sí supone un cambio favorable. Pero no basta por sí solo: sus beneficios pueden verse anulados si llevamos una vida sedentaria, consumimos alcohol o tabaco o altas cantidades de alimentos procesados. Elegir un solo componente y suponer que esto basta para mejorar nuestra salud no es suficiente. Hay que estudiar todo el patrón dietético y las rutinas diarias.

Y al hacer esto pueden surgir sorpresas, como la vinculada al consumo de carne. De acuerdo con un estudio publicado en BMC Medicine, comer carne cinco veces o menos por semana estaría vinculado con un menor riesgo general de cáncer. El autor del estudio, Wenpeng You, investigador en biomedicina de la Universidad de Adelaida, explica que los humanos hemos evolucionado y prosperado durante millones de años debido a un consumo importante de carne.

"El objetivo de nuestro estudio – afirma You en un comunicado – era analizar la evidencia que arrojaba una luz negativa sobre el consumo de carne en la dieta humana. Observar solo las correlaciones del consumo de carne con la salud o la esperanza de vida de las personas dentro de un grupo en particular, o una región o país en particular, puede llevar a conclusiones complejas y engañosas. Nuestro equipo analizó ampliamente las correlaciones entre el consumo de carne y la esperanza de vida, y la mortalidad infantil, a nivel mundial y regional, minimizando el sesgo del estudio y haciendo que nuestra conclusión sea más representativa de los efectos generales del consumo de carne en la salud".

En total el estudio examinó los efectos generales en la salud del consumo total de carne en más de 170 países de todo el mundo. Las conclusiones, de acuerdo con el equipo de You, muestran que el consumo de carbohidratos (granos y tubérculos) no conduce a una mayor esperanza de vida, y que el consumo total de carne sí se correlaciona con una mayor esperanza de vida, independientemente de los efectos competitivos de la ingesta total de calorías, la riqueza económica, las ventajas urbanas y obesidad.

Aún así y, como ocurre con el primer estudio sobre el consumo de vegetales, todo tiene una medida y un equilibrio. "Nuestro mensaje final – concluye You– es que comer carne es beneficioso para la salud humana siempre que se consuma con moderación".

SEGURO QUE TE INTERESA:

¿Se pueden comer los huevos con manchas rojas?

Publicidad