En estos tiempos de COVID-19, son muchas las compañías que no quieren parar su actividad empresarial a pesar del coronavirus. Debido al riesgo que supone que sus trabajadores se contagien en sus lugares de trabajo o puedan contagiar la enfermedad a sus compañeros, las empresas están implantando nuevas medidas para que sus trabajadores puedan cumplir con su cometido desde casa. Es el llamado teletrabajo.

Para poder trabajar desde casa, es imprescindible que cada trabajador cuente con un ordenador, ya sea portátil o de mesa, y una conexión estable a internet. Es importante despejar la zona de trabajo, para que cada trabajador aproveche su tiempo al máximo y también establecer un control horario. Además, las tareas deben estar bien organizadas, ya que la comunicación no es tan directa como en el espacio de trabajo habitual.

En el caso de que tu trabajo se convierta en teletrabajo, debes tener en cuenta determinados aspectos:

Organización: es imprescindible en todos los trabajos. Gestionar las tareas y ordenarlas en lista para que se vayan realizando es un buen método para lograr los objetivos. Gracias a aplicaciones como Trello o Evernote, los trabajadores pueden asignarse estas tareas, así como también responsables de las mismas y fechas de entrega. Cada usuario puede recibir notificaciones acerca de cómo se va organizando el trabajo.

Tiempo: la organización del tiempo en tu propia casa puede no ser tan eficaz como en el espacio de trabajo. Por esta misma razón, es imprescindible llevar un control riguroso del tiempo que se dedica a cada tarea. Algunas herramientas como Sesame o When I Work permiten al trabajador fichar de forma telemática gracias a una aplicación.

Documentos en línea: a pesar de que cada trabajador cumpla con sus tareas en su propia casa, el trabajo en grupo sigue vigente, por lo que los trabajadores han de tener acceso a los mismos documentos a la vez y poder realizar cambios en ellos simultáneamente. Algunas de las plataformas que permiten crear y editar documentos en línea son Quip, Documentos de Google o Microsoft Office 365.

Comunicación: es lo más valioso para desempeñar un buen trabajo. Existen aplicaciones como Slack, que integra en una misma plataforma correo electrónico, mensajería instantánea y otras herramientas como Skype. Otra buena solución, y rápida, podrían ser los grupos de Whatsapp y Telegram. Ambas aplicaciones de mensajería tienen aplicaciones para los ordenadores, por lo que la comunicación sería más directa con todos los trabajadores. Otras aplicaciones que pueden ser útiles son Google Drive, DropBox o HubSpot.

Buen clima laboral: la comunicación es fundamental en una empresa, pero también lo es tener un buen ambiente de trabajo, sin distensiones. Tinypulse es una herramienta que realiza encuestas aleatorias cada semana para recoger información sobre el estado de ánimo de los empleados y su estado de satisfacción.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Cómo prepararte para sobrellevar una cuarentena en casa por coronavirus

Coronavirus de Wuhan: ¿Sirven de algo realmente las mascarillas?