Seguramente hayas oído hablar, en las últimas semanas, del Coronavirus de Wuhan, en China. Este virus, como la gripe, se propaga por el aire, y genera neumonía, fiebre y un gran malestar. Para evitar contraerlo, una gran parte de la población China está usando mascarillas, agotadas ya en multitud de tiendas. Pero, ¿funcionan de verdad?

Muchas personas se han comenzado a cuestionar la utilidad de estas mascarillas y si realmente son capaces de evitar un intercambio de partículas contaminantes de una boca a otra, o de una nariz a otra. Un estudio clínico llevado a cabo para determinar la seguridad de las máscaras quirúrgicas en un hogar con personas con gripe, ha revelado el porcentaje de efectividad de las mismas. En el vídeo superior te lo revelamos.

El Coronavirus, como multitud de virus más, se contrae por el aire. Al toser, estornudar, o simplemente respirar, nuestro cuerpo expulsa el virus que se transmiten por el aire y se adhieren a los objetos. Por este motivo, se ha recomendado a la sociedad china el uso de mascarillas y de una buena limpieza de manos, evitando acercarlas a la boca nariz u ojos, por donde el virus se puede introducir.

Uno de los mayores peligros del Coronavirus es que tarda 24 días en incubar, una cifra bastante mayor que los 14 días que se creían al principio. El peligro reside en que, en ese periodo de tiempo en el que la persona infectada no sabe que ha contraído el virus, lo puede propagar. Por ello se ha corrido la voz del uso de mascarillas para que, en caso de que lo tengas, no lo contagies, y viceversa. Pero, ¿las mascarillas son realmente seguras? En el vídeo te lo contamos.

Dicho esto, no tienes por qué preocuparte ya que, si en algún momento de tu vida te ves obligado a usar una mascarilla o algo para defenderte, evitar contagiarte o evitar contagiar a otras personas alguna enfermedad, existen métodos con una mayor efectividad.

SEGURO QUE TE INTERESA:

¿Existe peligro de contagio de Coronavirus si recibes un paquete de China?

La razón que explicaría por qué siempre tienes frío