TecnoXplora » Apps

Apps

Cómo monitorizar tu capacidad aeróbica gracias al iPhone y al Apple Watch

Gracias a las funciones de salud que incluye Apple en sus dispositivos, es posible conocer cuáles son nuestros niveles de de recuperación tras hacer ejercicio.

Mujer sonriente tras hacer ejercicio

iStock Mujer sonriente tras hacer ejercicio

Publicidad

Desde que el Apple Watch llegó a las tiendas en junio de 2015 (al menos en EE.UU.), los norteamericanos han tenido el acierto de enfocar su reloj inteligente hacia la salud, equipándolo con toda clase de sensores que son capaces de ver qué tal estamos y darnos la voz de alarma en caso de que algunos parámetros no sea normales. Y como era de esperar, muchos usuarios se han fiado tanto de todas esas funciones que los llevan en la muñeca como si fueran una especie de seguro de vida.

Evidentemente, Apple no tiene intención de que eso que el reloj detecta vaya a misa , por lo que en todas sus funciones nos alerta de que su smartwatch no puede sustituir nunca a un médico y sus resultados son siempre aproximados que deben consultarse con un especialista. Lo que no quita para que si un electrocardiograma no pinta bien, o una medición del oxímetro es demasiado baja, nos diga que vayamos en cuanto podamos a un hospital.

Aun así, para esas medidas estándar el Apple Watch se sirve solo pero hay otras funciones que están presentes que no se pondrán en marcha hasta que no vayamos nosotros expresamente a activarlas. Es el caso de lo que los de Cupertino llaman como el medidor de nuestra "capacidad aeróbica", que es importante para saber cuál es el estado general de nuestra salud. No es que nos pase nada grave si el resultado es bajo, pero puede dar pistas de algo que podría aparecer en el futuro.

¿Cómo activamos la medición de la capacidad aeróbica?

Antes de nada hay que decir que la capacidad aeróbica de cada uno de nosotros es aquella que mide el volumen máximo de oxígeno (VO2) que nuestro organismo consume cuando mantiene una actividad física de forma sostenida en el tiempo, con poco esfuerzo, poca fatiga y, muy importante, con una recuperación posterior rápida. Es decir, que si subimos una escaleras a un ritmo normal y, al llegar arriba, estamos que se nos salen los pulmones por la boca y tardamos un buen rato en recuperar nuestro ritmo cardíaco normal, tenemos que empezar a preocuparnos.

Monitorización de la capacidad aeróbica con un iPhone. | Tecnoxplora

Y no porque corramos un riesgo de peligro inminente, sino porque es hora de hacer ejercicio, entrenarnos y recuperar parte de ese poderío que se va perdiendo con las edad. Precisamente, esta función en el iPhone nos pedirá nuestros datos personales para adecuar los resultados que obtengamos a la media de lo que es habitual a nuestra edad: no es igual la capacidad aeróbica de un veinteañero que la de un cincuentañero (¿o cincuentón?), pero con ejercicio y entrenamiento pueden mejorarse sustancialmente las cosas.

Si queréis que vuestro Apple Watch comience a seguiros y a dar indicaciones sobre este parámetro, debéis ir a la aplicación de "Salud" y, en la página principal, pulsar en el botón azul de "Configurar" que veréis dentro del apartado de "Niveles de capacidad aeróbica". A continuación nos pedirá esos datos personales que antes os decíamos, nos informará de los parámetros de VO2 máximos y mínimos que se corresponden con nuestro segmento de edad y, por último ,ya podremos entrar en la pantalla que nos ofrecerá los datos a partir de ese instante.

Una vez activada, siempre que queráis conocer qué tal va esa capacidad aeróbica, tendréis que ir a la misma app de "Salud" y seleccionar en la parte inferior la pestaña de "Explorar". Dentro os vais de nuevo a "Respiración" (el icono es de dos pulmones) para, al final, entrar en "Capacidad aeróbica" y conocer la evolución de ese dato a lo largo de los días, semanas y meses. Comprobaréis cómo, en esas fechas de mayor movimiento sostenido y ejercicio físico, los resultados son mucho mejores que en otras de absoluto y completo reposo.

Publicidad