Alberto Chicote se desplaza hasta Las Mesas, en Las Palmas, para hablar con la empresa de catering Naranjo y Enríquez, cuyo menú no cumple con los criterios nutricionales que marca la Consejería ya que ofrece un exceso de fritos y salsa. Además, es uno de los catering que más comedores escolares gestiona la isla, y es que, en total, atiende 42 colegios públicos.

Al llegar al lugar, Alberto Chicote se encuentra con que no hay ninguna persona con la que poder hablar, por lo que el chef decide llamar por teléfono. "Estamos realizando un reportaje sobre los comedores escolares en Canarias y me gustaría hablar con alguien de la empresa", explica.

La empresa responde tajante que no van a hacer ninguna declaración, pero Chicote insiste en que "no es cuestión de hacer declaraciones porque no hay ninguna acusación", solo quiere realizarle algunas preguntas, pero la empresa mantiene que no van a hablar.

Nada más finalizar la llamada, Alberto Chicote recibe un grave insulto de uno de los trabajadores que se encuentra en la zona. Al pedir explicaciones, el presentador no recibe respuesta: "¿Perdone?, ¿disculpe?, le mando sus saludos a mi madre, pero, ¿qué problema tienen?".

"La única declaración que he recibido de esta empresa es 'me cago en tu puta madre', por lo menos ya tenemos un trato más familiar", destaca Chicote. En ese momento, aparece la Policía para hablar con el exitoso chef, quien explica que solo ha llamado por teléfono a la empresa para hacerle unas preguntas y tras colgar "un señor" le acaba de decir que "se caga" en su "puta madre".

La Policía responde a Chicote que "mediando entre ambas partes se pueden quedar pero no quieren hablar con ustedes, están en su derecho", algo que el presentador acepta, sin antes afirmar que le da mucha "rabia".

Otros momentos destacados

En otro momento, Chicote y los responsables de la Consejería de Sanidad de Canarias se reúnen para hablar de los menús escolares que Chicote critica: "No coinciden con nuestros datos, nosotros elegimos a los centros de forma aleatoria". Mientras que el presentador responde tajante: "Qué curioso, no cumplen las recomendaciones".

Por otro lado, Chicote habla con una de las trabajadoras de Naranjo y Enríquez, quien afirma que sus menús los revisa Aitor Sánchez, pero éste, un nutricionista amigo del propio presentador, lo desmiente.

Cuando Chicote vuelve a reunirse con la Consejería de Sanidad de Canarias para visitar un comedor escolar. Pero al hablar con el inspector, Chicote descubre que el sitio ha sido escogido a dedo: "No quería venir a un colegio preparado por ustedes".

Por último, Chicote critica a estos responsables que "le dan entidad oficial a algo que no es cierto" después de descubrir las mentiras que esconden los menús escolares.