Alberto Chicote habla en Las Palmas con una trabajadora de Narajo y Enríquez, una empresa de catering cuyo menú no cumple con los criterios nutricionales que marca la Consejería.

Pese a que cuando llegó en primer lugar, se le informó de que nadie quería hacer declaraciones, posteriormente, una de las trabajadoras sale a la calle para hablar con él. Aunque la empleada no quiere salir en televisión y , por ello, hablan sin cámaras.

Durante la conversación se puede oír cómo la trabajadora defiende la comida de la empresa y destaca que el nutricionista que da el visto bueno de los menús es Aitor Sánchez. Lo que ésta no sabe es que este nutricionista es amigo de Alberto Chicote, por lo que nada más acabar de hablar con ella, el exitoso chef llama a Sánchez, quien, tajantemente desmiente a la joven. "Eso no puede ser, es completamente falso, nunca he trabajado para ese catering ni supervisado sus menús", concluye.

Otros momentos destacados

En otro momento, Chicote y los responsables de la Consejería de Sanidad de Canarias se reúnen para hablar de los menús escolares que Chicote critica: El presentador critica la forma de actuación: "Qué curioso, no cumplen las recomendaciones".

Además, Chicote es insultado gravemente mientras investiga los comedores escolares y, concretamente, la empresa de catering Narajo y Enríquez. Incluso, la Policía debe intervenir en el rodaje.

Cuando Chicote vuelve a reunirse con la Consejería de Sanidad de Canarias para visitar un comedor escolar. Pero al hablar con el inspector, Chicote descubre que el sitio ha sido escogido a dedo: "No quería venir a un colegio preparado por ustedes".

Por último, Chicote critica a estos responsables que "le dan entidad oficial a algo que no es cierto" después de descubrir las mentiras que esconden los menús escolares.