Gonzo entrevista a Mar Martino, una vecina del pueblo asturiano de Coya desde 1995. La mujer, en fase para que la jubilen por enfermedad, cuenta al periodista su mala experiencia con el Arzobispado de Oviedo. Afirma que se siente "engañada y robada" después de que le prometieran un alquiler en la casa parroquial si se encargaba de su reforma y una cuota mensual de 450 euros.

Pero, denuncia que tras gastar 3.000 euros en la reforma, el Arzobispado no cumplió con lo prometido y la amenazó. "Yo tengo mucha fe en Dios. Ahora, en los curas ya no. ¿Tú crees que tengo corazón para ir a misa? Si me lo están rompiendo cada día", confiesa Mar Martino a Gonzo.

El pueblo de Coya denuncia la "zorrería del Arzobispado" de Oviedo

Los vecinos de Coya, Asturias, cuentan lo engañados que se sienten con el arzobispado tras pagar durante años los arreglos de la casa parroquial, cuando esta había sido inmatriculada a escondidas en 1964.