Una nueva lengua de lava del volcán de Cumbre Vieja, en La Palma, se ha separado de la colada principal y destroza cultivos y terrenos que hasta ahora se habían no se habían visto afectados por el volcán.

Ha ocurrido a tan solo 350 metros de la costa, y la lava de este nuevo dedo de lava cae al mar entre la playa de Los Guirres y El Charcón. Curiosamente, caer por la antigua fajana que ya había producido el volcán San Juan en 1949.

El director técnico del Plan de Prevención de Riesgo Volcánico, Miguel Ángel Morcuende, ha explicado que esta bifurcación se ha podido producir porque en su avance hacia el mar esta colada se ha encontrado con un terreno divisorio y se ha extendido por encima, al tiempo que no ha descartado que se produzcan más daños en inmuebles y cultivos de la zona.

Además, los integrantes del Pevolca han destacado que se ha producido un empeoramiento en la calidad de aire, debido a una inversión térmica a altitudes de entre 600 y 700 metros y al viento débil, que dificulta que se diluyan las nubes de ceniza y dióxido de azufre.

Esta situación, explican los expertos, se mantendrá hasta el sábado y afecta al aeropuerto de La Palma, que permanece inoperativo.

No obstante, con estos niveles "no hay afección para las personas que no tengan problemas de deficiencia inmunitaria", pero sí se aconseja a quienes tengan enfermedades pulmonares o bronquiales o a quienes tengan asma o deficiencias cardíacas que permanezcan en sus casas y que en caso de salir sea por el tiempo imprescindible y con mascarilla FFP2.

Se registra el terremoto de mayor magnitud de estos días

Este jueves se ha producido un terremoto de magnitud 4,3 en Villa de Mazo, el de mayor magnitud de estos días, y se ha sentido en casi toda la isla. Se ha producido a 35 kilómetros de profundidad, y no ha sido el de mayor intensidad.

Ante esta situación, representantes del Pevolca se van a reunir con vecinos de Fuencaliente y Villa de Mazo, municipios en cuyo subsuelo se concentran la mayoría de los movimientos sísmicos, para explicarles lo que hay que hacer en caso de evacuación y para tranquilizarles, ya que nada hace pensar en que vaya a surgir un nuevo centro emisor separado del cono volcánico.