El coronavirus se está llevando la vida de muchas personas, más de 15.000 en España, y en muchos casos ni siquiera se han podido despedir de sus familiares y seres queridos.

La situación es crítica para todos, pero sobre todo sufren los que por el estado de alarma no pueden decir adiós a sus madres, padres o parejas. Por ello, la humanidad que demuestran nuestros sanitarios estos días es clave para ayudarles ante la tragedia que supone perder a un ser querido.

Y gracias a ellos, a los sanitarios, Juan González Quevedo pudo despedirse de su mujer antes de que falleciese por el COVID-19. En MVT ha querido agradecer a estos médicos "tan humanos".

"He tenido la suerte de despedirme de mi mujer. Primero me hicieron una videollamada y después me dieron la alegría de darme un EPI para poder despedirme", cuenta. Y añade: "Es una satisfacción muy grande. No son médicos, son personas y somos humanos. No sé cómo agradecerles".

Además, González ha querido instar a otros hospitales a que, en la medida de lo posible, hagan lo mismo con otras familias: "Sé que en Madrid, Barcelona y otras capitales es difícil, pero hay zonas donde no están tan atascados los servicios médicos".

Complicaciones con la funeraria

Sin embargo, la situación de González se complicó aún más cuando trató de recuperar los restos de su mujer fallecida. "He vivido un momento muy duro después de perder a mi mujer: me dijeron que no podía recuperar los restos", relata.

"La compañía de seguros me dijo que no podía acompañar el féretro (...) El real decreto no dice nada de eso. Dice que no podemos hacer masa, pero en ningún momento dice que no podamos recoger los restos de nuestros familiares hasta que acabe la pandemia", cuenta, para ayudar a otros que estén pasando por su misma situación.