Apoyar las reivindicaciones feministas este 8 de marzo es la intención de muchos hombres aliados de la causa. Sin embargo, surgen varias preguntas acerca de cómo hacerlo sin acaparar un protagonismo que debe ser para las mujeres.

¿Ir a trabajar el 8M siendo hombre se considera esquirolaje? ¿Es adecuado ir la manifestación? Si acudimos, ¿dónde nos colocamos? Recopilamos algunas recomendaciones para los hombres que quieren apoyar la huelga feminista este viernes.

¿Deben hacer huelga los hombres?

Una de las dudas más habituales es si los hombres deben ir a trabajar o si es preferible que secunden la huelga laboral general de 24 horas. Desde la Comisión 8M, precisan que son solo las mujeres quienes están llamadas a hacer huelga. "A los hombres los convocamos a apoyar y facilitar que las mujeres de su entorno hagan huelga", indica Patricia Aranguren, miembro de la comisión.

Por tanto, aunque técnicamente están en su derecho a hacer huelga (sería ilegal que la convocatoria discriminase a los trabajadores por su género) se recomienda que los hombres acudan a sus puestos de trabajo para no difuminar uno de los objetivos más importantes de la huelga feminista: visibilizar lo que ocurre cuando las mujeres dejan de hacer aquellos trabajos, remunerados o no, que normalmente realizan. No en vano, uno de los principales lemas del 8M es: "Si paramos nosotras, se para el mundo".

Aun así, desde el movimiento feminista recuerdan que la huelga del 8M no es solamente laboral, sino también de cuidados. En este sentido, si hay que faltar al trabajo para liberar a las mujeres del cuidado de niños y niñas o personas mayores y que puedan hacer huelga, es mejor tomarse el día libre. "Si para que su mujer haga huelga un hombre tiene que faltar al trabajo, cogerse el día libre es más simbólico", explica Aranguren, "demuestra apoyo gastar un día libre en hacer ese trabajo de cuidados". En caso de que la empresa no lo permita, concluye, es cuando se recomienda a los hombres acogerse al derecho de huelga.

Por otra parte, los hombres pueden apoyar a sus compañeras de trabajo organizando cajas de resistencia en sus empresas, donando su sueldo ese día para que se reparta igualitariamente entre todos los trabajadores, incluidas las empleadas que no vayan a trabajar. "Es otra forma de apoyar la huelga", explica Patricia Aranguren, "sobre todo a las compañeras en situación más precaria".

Hombres y mujeres en una manifestación del 8M en California, EEUU. | Elijah Nouvelage/Getty

Asumir los cuidados

La jornada de huelga del viernes no se limita al ámbito laboral y estudiantil, sino que también incluye el consumo y los cuidados. En lo relativo a este último aspecto, la estrategia es diferente a la de la huelga laboral: aunque las mujeres no los realicen el 8M, los cuidados no pueden dejar de llevarse a cabo ni un solo día. "Nosotras paramos, pero los cuidados no paran, porque son el trabajo que sostiene la vida", recalca Patricia Aranguren.

Por ello, es importante que el 8 de marzo los hombres asuman las tareas domésticas que habitualmente recaen sobre las mujeres de su entorno, así como el cuidado de niños, niñas y personas mayores, para facilitar lo máximo posible la participación de las mujeres en la huelga. Así, detalla, se persigue "visibilizar un trabajo que está invisibilizado y reivindicar una correspondencia de esos cuidados". Y es que no basta con encargarse de los cuidados y las tareas del hogar durante las 24 horas de la huelga feminista, sino que su reparto igualitario debe extenderse a los 365 días del año.

Este 8 de marzo, los hombres de algunas ciudades se han organizando para establecer "puntos de cuidados" para dar apoyo logístico y de infraestructura a la huelga y las manifestaciones que tendrán lugar a lo largo del día. En muchos de ellos (ubicados en asociaciones vecinales, centros sociales, colegios y otros espacios) se habilitarán guarderías para los más pequeños, así como áreas para cuidar a las personas mayores y con diversidad funcional, y para que las propias huelguistas puedan comer y descansar.

En los puntos de cuidados también se facilitarán botiquines, materiales para pancartas, aseos y roperos, en la medida de las posibilidades de cada uno de esos espacios. Para consultar su ubicación en Madrid, puedes mirar este mapa elaborado por la Comisión 8M. También puedes comprobar qué tipo de apoyo prestará cada uno de ellos aquí.

Una mujer empuja un carrito de bebé durante una manifestación del 8M. | GETTY

Manifestación: ¿sí o no?

Algunos hombres dudan acerca de si participar o no en las manifestaciones programadas para el 8M porque, aunque desean demostrar su apoyo, temen robar el protagonismo a las mujeres u ocupar espacios que no les corresponden. Entonces, ¿ir o no ir a la manifestación?

Desde la Comisión 8M la respuesta a este dilema es rotunda: "Sí, por supuesto", afirma Patricia Aranguren, "así como la huelga es una herramienta para visibilizar los espacios que dejamos vacíos cuando no estamos, la manifestación es una demostración de fuerza de toda la sociedad contra el machismo", explica. Eso sí, matiza, aunque los hombres son bienvenidos en la manifestación, "lo que no pueden es liderarla".

Una vez aclarada la cuestión de si acudir o no, es importante saber dónde colocarse. En este sentido, es fundamental no situarse en la cabecera de las movilizaciones, y respetar los espacios y concentraciones de carácter no mixto (reservados solo para mujeres), además de no caer en el mansplaining ni dar órdenes. En definitiva, acompañar a las mujeres sin tratar de abanderar la lucha feminista.

En el caso de la principal marcha que tendrá lugar en Madrid, el bloque no mixto irá delante y abarcará desde la cabecera de la manifestación hasta la batucada, detrás de la cual se situarán los grupos mixtos. En Barcelona, el bloque no mixto saldrá de la Gran Vía (esquina con Entença), mientras que el mixto lo hará desde la Plaza España, ambos a las 18:30. Puedes consultar los horarios de otras concentraciones y manifestaciones aquí.

Un grupo de mujeres durante una concentración por el 8M en la Puerta del Sol | Juan Naharro Gimenez/Getty

Facilitar la huelga a las mujeres

En resumen, el objetivo principal de los aliados del feminismo este 8 de marzo será hacer lo más fácil posible la participación de sus compañeras, parejas y otras mujeres de su entorno en la huelga y actos del 8M.

A este efecto, la Asociación de Hombres por la Igualdad de Género (AHIGE) lanzó en 2018 algunos consejos que pueden ser de utilidad también este año, como encargarse de los hijos, si se tienen (y no limitarse a hacerlo sólo el 8 de marzo, sino todo el año), u ofrecerse a cuidar a los niños de amigas y compañeras.

A los empresarios se les aconseja no descontar el día a las empleadas que hagan huelga y, a los profesores, no pasar lista este viernes. Si eres estudiantes, prestar los apuntes del día a las compañeras de clase que estén haciendo huelga es una forma de dar apoyo.

Por último, difundir las convocatorias y eventos del 8M en redes sociales es otra manera en la que los hombres pueden apoyar la huelga este 8M, una jornada de la serán protagonistas las mujeres.

Manifestación por la huelga feminista del 8M de 2018 en Madrid | EFE