Una usuaria de la aerolínea de bajo coste Vueling ha denunciado que la compañía no permitió embarcar a su hermana en un vuelo por llevar un body escotado. Según ha indicado la pasajera a través de Twitter, el personal de la compañía no le permitió subir al avión a pesar de que varias personas le dejaron ropa para "taparse".

"No me aceptan en el vuelo por llevar un body", se escucha decir a la joven en el vídeo compartido por su hermana en dicha red social, ante la indignación de otras pasajeras. "¿Cómo no va a poder volar si no molesta a nadie?", pregunta una de ellas.

 

"Llama a la Guardia Civil", se escucha decir entonces a una empleada de la compañía. Otra trabajadora llama entonces por teléfono a los agentes para que se personen en la puerta de embarque.

En otro tuit, la denunciante asegura que, según Vueling, su hermana ha violado los artículos 11 y 12 de la política de la aerolínea. "¿Me decís dónde pone que no se pueda ir con un body?", plantea.

 

Por su parte, desde la aerolínea alegan que "las condiciones de transporte de Vueling, y de la mayoría de transportes colectivos y que se aplican de manera igualitaria a hombres y mujeres, están diseñadas para defender y proteger la seguridad de todos los pasajeros a bordo y para regular su comportamiento en beneficios de todos". Según la compañía, "esas condiciones establecen poder denegar el acceso a pasajeros cuya conducta no se adapte a dichas condiciones".

"La pasajera iba en bañador", prosigue Vueling. "La respuesta a la petición de la agente de handling ha sido abusiva y es la única razón por la que se ha decidido llamar a la autoridad competente y que no volase", concluye.