Sidney Wolfe, una joven de 20 años de Kentucky (EEUU), eligió disfrazarse este Halloween de Carrie White, protagonista de la película de terror basada en la novela 'Carrie' de Stephen King. Lo que no sabía es que la noche terminaría como una verdadera película de terror.

La joven se encontraba promocionando un musical en una 'casa encantada' con motivo de Halloween y decidió volver a casa con el disfraz aún puesto. Sin embargo, durante el trayecto en coche, chocó con un ciervo. Las primeras personas en socorrerla la encontraron en el interior del vehículo cubierta de sangre, por lo que la dieron por muerta, ya que no sabían que se trataba de sangre falsa y que formaba parte de su disfraz.

Pese a su aspecto, la joven salió ilesa del choque, con apenas algunas contusiones. "Me preguntaban una y otra vez si quería asistencia médica y yo decía: 'No, estoy bien' ", explicó, en declaraciones recogidas por 'The Washington Post'.

Sidney contó la anécdota a través de su cuenta de Twitter, donde publicó una foto del estado en que quedó su coche tras el impacto junto con una imagen de ella disfrazada, horas antes del accidente. La historia se ha hecho viral en la red social y ya cuenta con más de 400.000 'me gustas':

 

Algunos usuarios ya la han coronado como Miss Halloween 2019:

 

Por suerte, todo quedó como una extraña anécdota en la noche de Halloween.