El abogado de Dani Alves trata de desmontar la versión de la víctima apoyándose en una descripción de los hechos basada únicamente en el visionado de las cámaras de seguridad que muestran los momentos previos a la presunta agresión sexual. "Basta la desapasionada visión de las imágenes captadas por las cámaras de seguridad del local Sutton para poner en severa cuarentena (...) algunas afirmaciones".

Y para demostrarlo, el abogado de Dani Alves reproduce la siguiente declaración de la víctima: "Estábamos muy apartados, me colapsé, empecé a tener mucho miedo, y sin que pasara nada pensé: ¿y si me ponen algo en la bebida? ¿Y si me voy ahora de aquí y al salir nos cogen o algo?". Analizamos las claves del recurso de la defensa del futbolista.

¿Quieres saber más? Son 1 min.

Las imágenes grabadas por el sistema de videovigilancia, según la defensa de Dani Alves, no darían coartada a la declaración de la víctima.

Estos son los argumentos de la defensa:

  • La manera en que la denunciante, su amiga y su prima charlan durante 20 minutos, "de un modo lúdico y festivo" y ante la presencia de más personas no encaja en el escenario de la "intimidación ambiental" necesaria para doblegar la capacidad de la víctima.
  • En las imágenes se observa a Dani Alves entrando al lavabo y a los dos minutos haciendo lo mismo la víctima. Sin que se vea a Alves abrir la puerta o acompañar a la mujer hasta ella. Lo que para la defensa es incompatible con la afirmación de la víctima de que fue Dani Alves quien cerró la puerta: "D. Daniel Alves da Silva se dirige hacia la izquierda y entra en la puerta del lavabo situado, como decimos, a la izquierda de la imagen y sin que vuelva a aparecer, a los 2 minutos (3:44:18 horas) la denunciante, tras estar durante ese tiempo hablando con sus dos amigas y un camarero, se dirige a esa puerta y entra sin que Daniel Alves le franquee el paso o abra la puerta. Las imágenes hablan solas. Así fue"
  • Creen que el entrar voluntariamente en el cuarto de baño no se corresponde con la situación de "terror, pavor o microcosmos de dominación" que relata la víctima: "Y este es el momento previo al encuentro sexual en el diminuto cubículo o baño en el que entró primero uno y luego la otra. Y que la denunciante describe y expresa como vivido en un clima de terror, pavor o microcosmos de dominación, escenario que las imágenes desmienten del modo más radical".

Por todo esto la defensa considera que se debe poner "en duda" todo el relato de la víctima. "Las imágenes que se observan pugnan y entran en conflicto y contradicción con la descripción que hace la denunciante y es allí donde nos asalta la duda y nos permite dudar razonablemente de que también su relato de lo acontecido en la soledad de la pareja en el cubil del baño, pueda estar también adornado de idénticos elementos de distorsión narrativa.

Sobre las distintas versiones que dio Dani Alves, su abogado, Cristóbal Martell, alude que lo hizo para ocultar a su mujer y sus hijos "una conducta acaso impropia de relación sexual".

El escrito, de 26 folios, se centra en defender la puesta en libertad del jugador y solicitar su excarcelación basada en los siguientes puntos:

  • Comparecer diariamente, si es necesario, en el Juzgado.
  • Retirada del pasaporte.
  • Prohibición de salir del país.
  • Orden de alejamiento con respecto a la víctima.
  • Colocación de una pulsera telemática de localización para "geolocalizar y monitorizar en tiempo real" a Dani Alves.
  • Y por último, la obligación de prestar la fianza que se estime oportuna.

La abogada de la joven tiene un plazo de cinco días para presentar sus alegaciones.