Vox condiciona su apoyo a los presupuestos de la Comunidad de Madrid al veto parental. La portavoz en la Asamblea de Madrid, Rocío Monasterio, ha asegurado que las cuentas de 2020 pasan por la puesta en marcha de esa medida en la región. "Va a ser una condición necesaria", ha añadido este miércoles el número dos de la formación, Javier Ortega Smith.

Ha confiado en que que el Partido Popular y Ciudadanos no se opongan a esta medida; de lo contrario, añade, se pondrían del lado de la ministra de Educación, Isabel Celaá. A su juicio, la puesta en marcha del veto parental no debería entrañar "ningún problema" para Isabel Díaz Ayuso e Ignacio Aguado; ya que sus respectivos partidos, PP y Cs, han rubricado un acuerdo en Murcia en ese sentido.

Monasterio ha explicado que esta medida garantiza a los padres la libertad de poder educar a sus hijos en sus convicciones morales. "Los hijos son de los padres, no de Celaá", y ha asegurado que Vox formalizó un pacto y que ahí "acabó su compromiso". Por tanto, condiciona cualquier prerrogativa del actual Ejecutivo a la integración del veto parental.

Sobre la opinión contraria de Aguado, que el lunes en Al Rojo Vivo aseguró que no aceptarán esta censura educativa a cambio de aprobar los presupuestos, Monasterio ha manifestado que las posiciones del vicepresidente regional son a veces "más próximas al socialismo". En este sentido, Aguado tendrá que decidir si "quiere el apoyo de los que están con la libertad o se sitúa con el socialismo".

El líder de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid señaló también que "las familias tienen la labor de educar y en los colegios hay que contar las cosas que suceden ahí fuera, nos gusten más o menos. Si no te gusta lo que se enseña en un colegio en concreto, puedes cambiarte a otro, incluso de modelo educativo", ha apuntado al respecto.

Monasterio ha presionado al líder de Cs recordándole que su partido apoya el veto parental en Murcia: "Lo mismo Cs es un partido dividido2, ha sugerido, y ha recomendado a Aguado hacer un "ejercicio de coherencia".

Solo una queja en Madrid

El consejero de Educación de la Comunidad de Madrid ha indicado que en la región no existe ningún tipo de adoctrinamiento en las aulas y niega que se hayan recibido quejas sobre las charlas o actividades complementarias impartidas en las aulas.

"En Madrid no existe adoctrinamiento (...) Los profesores cuando se levantan por la mañana van a formar, no a adoctrinar", enfatizó el consejero de Educación en una entrevista radiofónica. Declaraciones que también repitió durante su visita a la Dirección de Área Territorial Madrid Oeste.

Ossorio, que recuerda que en Madrid hay 1,2 millones de alumnos, 58.000 docentes y 1.200 centros, insiste en que no hay denuncias sobre contenido inadecuado en estas actividades y apunta que solo recibieron una queja por escrito sobre un caso en Pedrezuela y dos de forma online.

Por ello, el consejero no entiende que Monasterio manifieste que no debería de haber problema en aprobar el 'veto parental' en Madrid cuando no viene recogido en dicho acuerdo de investidura, pues ya existe ese control previo por parte del Consejo Escolar.

En este sentido, Ossorio ha detallado que en Madrid hay libertad de elección de tipo de educación y de centro por lo que si a los padres no les gustan esas actividades complementarias, pues no le llevan a ese centro escolar. "No hay charlas de zoofilia en la Comunidad de Madrid. Si hubiera charlas de zoofilia habría miles de quejas", ha afirmado.