El Partido Popular no teme por los gobiernos de Comunidad de Madrid, Región de Murcia y Andalucía, apoyados por Vox. Consideran que la formación de extrema derecha "tendrá que decidir si apoya a Casado o forma parte de la ruptura". A su juicio, si rompen en estas comunidades demostrarán que "les importa más lo que digan del partido en el Parlamento".

Así se ha pronunciado el secretario general del partido, Teodoro García Egea, que asegura que votaron en contra de la moción de censura porque "ni Vox ni su equipo están capacitados para liderar España" y nunca "serán una alternativa real" a la izquierda.

"Si Vox considera que hay que tumbar los presupuestos de una autonomía porque se siente ofendido en el Congreso, que los ciudadanos sepan que a Vox le importa más lo que le digan de él en el Parlamento. Y si Vox cree que se puede meter con los votantes del PP y callemos, que abandonen toda esperanza", ha sentenciado.

El PP cree que "ni Abascal ni su partido están capacitados para liderar españa"

En declaraciones a 'Cope', el 'popular' cree que "es evidente que Sánchez deseaba llegar a este debate porque lo iba a ganar" y la propuesta de Abascal no iba contra el Ejecutivo, sino que "iba contra Casado". "Después de meses de trabajo real por parte del Partido Popular, otros llevan meses solo preparando la moción de censura", ha añadido.

En la misma línea se ha pronunciado Cuca Gamarra, que ha apuntado en 'Espejo Público' que "la moción iba claramente dirigida a defender al peor Gobierno y atacar a Casado". Por ello, dice, el PP ha "respondido y ha puesto los puntos sobre las íes" a la formación de extrema derecha.

La portavoz del Partido Popular en el Congreso cree que ayer quedó claro que la alternativa pasa por su partido. "España necesitaba poder ver que no queremos la ruptura. Hay otra España posible, la del entendimiento y que arriba el hombro, y eso fue lo que trasladó Pablo Casado a los españoles", ha añadido.

Por su parte, Santiago Abascal ha dejado claro que, por el momento, Vox seguirá sosteniendo los gobiernos del PP en aquellas autonomías en las que es necesario. Ha admitido que está muy "dolido" por la actitud del líder de los 'populares', pero no lo va a "llevar al terreno político". "Los ataques me han afectado en el terreno personal, la ruptura es cierta. No puedo seguir hablando bien de Pablo Casado. Estoy indignado pero no lo voy a llevar al terreno político", ha añadido.