A medida que se aproxima la fecha de Semana Santa se aviva la inquietud por saber si durante las fiestas se van a permitir los viajes, las visitas a la familia en otra comunidad o si algunas de las medidas, como el cierre de la hostelería, desaparecerán para entonces. Los datos han mejorado durante las últimas semanas, pero todavía no es posible determinar con exactitud qué sucederá en esa fecha. Por eso, el portavoz de Sanidad y director del CCAES, Fernando Simón, ha dejado claro que "si las condiciones de trasmisión no son las correctas para que se pueda tener un poco más de apertura en cuanto a las medidas de movilidad, no se deben ni plantear".

Y para muestra un botón. "Hace un par de meses se me preguntaba muchas veces si íbamos a poder salvar la Navidad. No sé si la salvamos o no pero lo poco que se pudiera salvar de la Navidad hemos visto su impacto en enero", ha recordado el epidemiólogo, haciendo una clara referencia a la tercera ola del coronavirus que atravesó el país tras las fiestas navideñas.

En este sentido, ha señalado que "las cosas van bien" y estamos "en la línea que nos interesa", la incidencia acumulada desciende a niveles que no se veían desde el pasado agosto, pero el nivel de ocupación UCI sigue siendo muy alto. Ahora alcanzamos la ocupación máxima que se observó durante la segunda ola, pese al descenso.

Por ello, Simón ha recalcado que su misión, como epidemiólogo, debe ser la de aconsejar para tratar de controlar la trasmisión al máximo, y ha pedido "no hacer una excesiva presión" para que los técnicos que trabajan por controlar la pandemia "hagan las propuestas correctas".

El portavoz de Sanidad también ha pedido un "esfuerzo pequeño" para el "mes o mes y medio" que queda. "Hay mucha fatiga, pero cada día queda menos. Podemos aguantar un mes o mes y medio", ha considerado.