El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha defendido desde Berlín la efectividad de la excepción ibérica en el tope del precio del gas. "Ya hemos ahorrado, para los consumidores españoles, más de 2.600 millones de euros", ha asegurado el líder del Ejecutivo en la capital alemana; también, aludiendo al MidCat, ha apostado por ser solidario con el resto de Europa en esta crisis energética.

"En España, tenemos un tercio de la capacidad regasificadora de toda Europa. Es importante dar alternativas acelerando las interconexiones de la Península Ibérica con el resto de la Unión Europea", ha subrayado Sánchez. Mientras, el presidente de los populares y líder de la oposición, Alberto Núñez Feijóo, ha insistido en la necesidad de bajar el IRPF a las rentas medias y bajas y otros impuestos.

En concreto, el dirigente gallego cree que "hay que rebajar de forma temporal el IVA de los alimentos básicos" con el objetivo de "mandar un mensaje de compromiso social". Por su parte, su número dos en el PP, Cuca Gamarra, ha asegurado en The Objective que Sánchez tiene a la sociedad "acostumbrada" a mucha "propaganda partidista". "Todos conocemos a españoles que no se pueden acoger a ninguna de esas medidas; que son clase media, que no llegan a final de mes", ha añadido Gamarra.

La portavoz del Partido Popular en el Congreso de los Diputados ha apuntado además que un acuerdo con el Gobierno sobre el Consejo General del Poder Judicial tiene que ir más allá de un cambio de cromos. Pero hay más reacciones: el secretario general de Junts per Catalunya, Jordi Turull, ha acusado al Estado de tener mentalidad de perseguir las instituciones catalanas: "Seguramente no lo hacen con milicias de fusilamiento. Ahora lo hacen con milicias vestidas de toga".

Tampoco podía faltar en esta jornada política la nueva polémica de Ayuso, quien se ha hecho eco de un titular que aseguraba que la Unión Europea había congelado los fondos de recuperación para España hasta que no Sánchez no detallara en qué se los gasta". Precisamente, a propósito de esta información, han tenido que salir a desmentirlo desde la propia Comisión Europea: "Cualquier afirmación diciendo que la Comisión ha congelado los fondos a España está infundada". Porque España ha cumplido, según la portavoz económica, todos los requisitos relacionados con los pagos.