El principal acusado en este juicio conocido como el de la Caja B es Luis Bárcenas, extesorero y exgerente del PP, que cumple en estos momentos una condena de 29 años de cárcel por el caso Gürtel. Se sienta en el banquillo para detallar la contabilidad de dinero negro que -según su versión- existió en el partido al menos entre los años 1982 y 2009.

Uno de los asuntos del juicio es la reforma de la sede central del partido. Una parte de esos trabajos, que fueron encargados al estudio de arquitectura Unifica, se habrían pagado con dinero negro procedente de las donaciones, que se troceaban y se ingresaban en cantidades inferiores a 60.000 euros en la sucursal situada frente a la sede del PP. De esa forma, según Bárcenas, se sorteaban los controles del Tribunal de Cuentas.

Las obras, con pagos por valor de 888.000 euros por los que no se abonó el Impuesto de Sociedades del año 2007, suponen, según las acusaciones, un delito fiscal por el que tendrán que responder Bárcenas, el entonces gerente del PP, Cristóbal Páez; los socios de Unifica, Gonzalo Urquijo y Belén García; y la empleada de la empresa Laura Montero.

"En 2008 existían unos ingresos anotados en esta contabilidad paralela de 1.000.000 de euros de los que se destinaron en torno a 900.000 euros con cargo a aquellos fondos B a la remodelación de la sede del Partido Popular en Madrid en la calle de Génova número 13", asegura el extesorero.

La Fiscalía reclama cinco años de prisión para Bárcenas (apropiación indebida, falsedad documental continuada y fraude fiscal), un año y medio para Páez (falsedad y fraude) y tres años y 10 meses (falsedad y fraude) para Urquijo y García por los mismos delitos. La acusación a Bárcenas podía rebajarse si en la vista oral ejecuta su intención declarada de colaborar.

Según la investigación que inició el juez Pablo Ruz y concluyó José de la Mata, la reforma alcanzó todas las plantas de la sede central del partido. Incluida la séptima, la que albergaba entonces el despacho de Rajoy y hoy de Pablo Casado. Allí, por ejemplo, la televisión de plasma se pagó con dinero negro, según los documentos de la causa.

El juicio incluye una derivada no vinculada a la obra. A Bárcenas se le acusa de cooperar en el delito de apropiación indebida cometido por Álvaro Lapuerta. Según la Fiscalía, se quedó con 209.550 euros de la Caja B, con cuyos fondos no reintegrados compró acciones de Libertad Digital. Lapuerta estaba en la lista de acusados, pero falleció antes del juicio.

Bárcenas afirma que negoció con dos personas vinculadas al PP para "enterrar el hacha de guerra"

Este sábado, Luis Bárcenas ha asegurado en una entrevista en 'El Mundo' que una persona de su entorno cercano negoció con dos personas muy próximas en la actualidad al Partido Popular para "enterrar el hacha de guerra" y que, sin embargo, sus interlocutores "no han cumplido".

El extesorero revela que dicha negociación la llevó a cabo un "íntimo" amigo suyo cuyas identidades no quiere desvelar: "El PP no me ha trasladado amenazas expresas, como lo hizo con algunos abogados en 2013. Ahora ha sido una negociación en la que acepté retirar la acusación por los discos duros".

Ha mantenido que le ofrecieron evitar que su mujer, Rosalía Iglesias, no entrara en la cárcel. A cambio, él se retiraría como acusación particular en el caso del borrado y destrucción de los ordenadores de Génova.

Sin embargo, el Tribunal Supremo condenó finalmente a Iglesias a casi 13 años de prisión por blanqueo, apropiación indebida y delitos fiscales en el marco judicial de la primera etapa de la trama 'Gürtel', lo que la llevó a cumplir condena en la cárcel de Alcalá Meco. Una propuesta que, según ha insistido, no se acabó cumpliendo.