Víctor es un hondureño que llegó a España sin papeles a finales del año pasado huyendo de las maras que lo extorsionaban. Sin posibilidad de encontrar trabajo, terminó viviendo en la calle como muchos otros que dejaron todo atrás vendiendo sus posesiones para comprar un billete.

Como a todos, la crisis del coronavirus y el decreto del estado de alarma sorprendieron a Víctor. Pero a él le pilló en la calle, sin posibilidad de confinarse en un hogar en las que poder cumplir con las restricciones impuestas y ahora, según informa 'Valencia Plaza', ha sido multado por la Policía Nacional por "saltarse el confinamiento".

Víctor acompañaba a un amigo a Extranjería cuando se encontró con los agentes de la Policía y su intención era ir después a recoger comida, como hacía habitualmente, a las inmediaciones del antiguo cauce del Turia.

Más casos de denuncias

En la misma situación se han encontrado José y María, dos personas originarias de Hungría que viven también en la calle de Valencia y que cuentan que hay más casos de denuncias a personas sin hogar.

Sin embargo, la Policía ha asegurado a 'Valencia Plaza' que se trata de casos "excepcionales" porque, señalan, una persona que no tiene casa no puede saltarse el confinamiento" y que esas multas, de 601 euros, no se van a poder tramitar ya que no pueden pagarlas. Además apuntan a la posibilidad de que se interpusieran las denuncias porque no cumplieran con la distancia interpersonal o porque los agentes "se rebotaran".

Por su parte, desde la Delegación del Gobierno, han informado al diario valenciano que no tienen constancia de esas multas y han recordado que los municipios han habilitado albergues para facilitar el cumplimiento de las medidas decretadas por el estado de alarma, pero han indicado que son "situaciones excepcionales" en las que es necesario hacer mucha pedagogía "para concienciar a la población, sobre todo a los colectivos más vulnerables" y han señalado la necesidad de tener "sensibilidad".