Manuela Carmena ha sorprendido este miércoles al anunciar que "claro" que intentará ser investida como alcaldesa de Madrid. Ha reaparecido en un acto por primera vez tras la noche electoral y no ha descartado presentarse a la investidura el próximo 15 de junio.

La candidata de Más Madrid al Ayuntamiento de la capital ha recordado que su plataforma resultó ser la lista más votada el 26M y que si el resto de formaciones no alcanzan un acuerdo, Más Madrid decidiría la alcaldía en una segunda vuelta al ser la lista más votada, según recoge la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (LOREG).

Carmen podría intentar su investidura si PP, Cs y Vox no alcanzan un acuerdo el 15 de junio.

"Más Madrid es la candidatura victoriosa, la que ha ganado las elecciones. Estamos en un momento en el que todavía no se ha desarrollado lo que pueden ser los pactos que puedan permitir o no ser alcaldesa", ha contestado a la prensa en el descubrimiento de una placa al pintor Eduardo Arroyo cuando ha sido preguntada sobre si puede seguir siendo regidora.

La derrota tras el 26M

Tras el recuento electoral la noche del domingo, Carmena reconoció que no podrían gobernar: "Más Madrid ha ganado las elecciones. Hemos conseguido cerca de 500.000 votos. Eso nos hace sentirnos satisfechos pero no vamos a poder gobernar. No voy a seguir siendo alcaldesa. No es el resultado que queríamos. La diferencia que preveíamos ha sido determinante", dicho al reconocer su derrota.

"No voy a seguir siendo alcaldesa", reconoció Carmena tras la derrota de Más Madrid.

Más Madrid obtuvo 19 escaños, PP 15, Ciudadanos 11, PSOE 8 y Vox 4. Ya durante la campaña electoral dijo que si no conseguía seguir como alcaldesa, no se quedaría en la oposición.

Vox presiona a Ciudadanos

Tras este anuncio, Iván Espinosa de los Monteros, portavoz de Vox en el Congreso, ha asegurado que la líder de Más Madrid "descubre una oportunidad ante los titubeos de Ciudadanos". Desde el partido de extrema derecha vienen acusando al partido naranja de querer permitir gobiernos de Más Madrid después de que los de Rivera les vetaran en las negociaciones.