El vicepresidente segundo del Gobierno Pablo Iglesias ha defendido este martes durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros que en las democracias avanzadas hay que "naturalizar" tanto a "la crítica" como "el insulto".

"Creo que la crítica es una cosa normal y propia de las democracias e incluso las cosas desagradables que vemos en las redes sociales y que no nos gustan a nadie también son normales. Y yo no sería partidario de que es se pudiera perseguir", ha afirmado en Moncloa tras señalar que él mismo sabe lo que es "que le insulten y le digan de todo".

Iglesias se ha pronunciado así al ser preguntado en concreto sobre si no considera que su formación ha llevado a cabo un señalamiento contra periodistas, por el modo en el que ha informado de la pieza Dina del caso Villarejo, que investiga el robo del móvil a la exasesora de Iglesias, Dina Bousselham.

"Le tengo que decir que he leído cosas en las redes que no comparto y no me han gustado. Le han dicho de todo", ha comenzado su explicación Iglesias, sin hacer referencia a las críticas dirigidas desde Unidas Podemos.

Eso sí, a continuación ha defendido que, aunque no comparta algunas de las cosas que se han dicho sobre el presentador y sepa lo que es que te insulte, "hay que naturalizar que en una democracia avanzada, cualquiera que tenga presencia pública o cualquiera que tenga responsabilidad en una empresa de comunicación o en la política, lógicamente está sometido tanto a la crítica como al insulto en las redes".

"Creo que es normal que en una sociedad democrática se produzcan críticas e que incluso todos los que tenemos una presencia pública o una relevancia a la hora de participar en los debates, y ahí los profesionales de los medios de comunicación, algunos lógicamente la tienen, pues creo que la crítica es una cosa normal", ha enfatizado.

En todo caso, ha afirmado que "cuando las cosas se salen de madre", el derecho ofrece instrumentos a todo el mundo para emplearlos en estos casos. "El derecho, en particular el derecho civil, ofrece instrumentos para que cuando alguien se sienta ofendido porque se han atravesado determinadas líneas, pues ejerzan sus derechos en el marco de la ley", ha apostillado.

Por su parte, los miembros socialistas del Gobierno de coalición se han distanciado de las palabras de Iglesias. Según han asegurado fuentes del PSOE a laSexta, no les gustó la comparecencia del vicepresidente, cuyas palabras han provocado incomodidad en las filas del partido, que no comparte esos señalamientos a periodistas.