El médico forense adscrito al juzgado ha remitido un informe a la jueza Carmen Rodríguez-Medel sobre la celebración del 8M en el que considera que el Gobierno minimizó el "el riesgo que el virus representaba" porque afirma que en enero "había un adecuado conocimiento de la situación".

De hecho, llega a afirmar que el 28 de febrero la Delegación del Gobierno era "consciente del peligro" que podía conllevar celebrar la manifestación. El forense mantiene esa consideración pese a que hubo ministras del propio Ejecutivo que acudieron al acto.

La jueza había pedido ampliar información al forense en la causa abierta por la denuncia de un particular que investiga al delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Franco, por no haber prohibido manifestaciones masivas como la del 8M con motivo del coronavirus.

El forense considera que "no es posible saber si alguien se contagió por ir a una manifestación pero, de haberse evitado las manifestaciones, se habría evitado una amplia difusión de la enfermedad". Y es que, en su opinión, hubo una "infravaloración del peligro" por parte de Fernando Simón.

En otra parte del informe, Julio Lorenzo Rego dice que no se han cumplido algunas de las recomendaciones del Centro Europeo para la Prevención de Enfermedades porque dice que recomendó no organizar actos masivos, "fuera cual fuera el escenario epidemiológico".

Sin embargo, el Comité de Seguridad Sanitaria de la Unión Europea no recomendaba la prohibición de concentraciones en España, puesto que este escrito se refería a los países que estuvieran en el escenario 3. España estaba en el 1, por lo que se consideraba que la transmisión local era limitada en los países y que no había transmisión sostenida aparente.

Incluye el 'off the record' de Irene Montero

Por otra parte, al igual que hizo la Guardia Civil en su informe, el forense incluye el 'off the record' de Irene Montero antes de ofrecer una entrevista el 9 de marzo. En él, la periodista le preguntaba por "la bajada de cifras" en la concentración feminista, a lo que Montero respondía: "Creo que al coronavirus. No lo voy a decir porque quiero ser muy prudente, porque creo que la comunicación que se estaba haciendo como Gobierno es una buena comunicación basada en los datos médicos".

Julio Lorenzo Rego da credibilidad a esta declaración porque fue "espontánea y, por lo tanto sincera". En sus declaraciones, la ministra sostenía la misma tesis que ya habían manifestado varias asociaciones feministas, que achacaron la menor afluencia de asistentes al temor al COVID-19.