Parece que desde que la pandemia asoló nuestras vidas todo a nuestro alrededor se ha detenido en cierto grado: el ocio, los proyectos personales y, en el caso de los menos afortunados, también el trabajo. No ha sucedido así con la política, que en los últimos meses ha conservado su ritmo frenético llevándonos desde unas elecciones en País Vasco, Galicia y Cataluña a otras en Madrid, haciendo tambalear entre medias los gobiernos de otras comunidades, mociones de censura mediante.

De esta manera, el panorama político nos coloca ahora en mitad de una bronca campaña electoral en la que se dirime el futuro de la Asamblea de Madrid, que se disolvió a mediados de marzo ante el temor de la actual presidenta, Isabel Díaz Ayuso, de que los propios diputados decidieran destituirla. En su lugar, creyó que el apoyo que quizás no encontraría en la Cámara sí lo recibiría por parte de los madrileños y madrileñas, con los que cuenta ahora para llegar a la Puerta del Sol sin necesidad de hacerlo en compañía de Ciudadanos.

La cita clave es en solo unos días: el martes 4 de mayo, algo prácticamente inédito en nuestro país, donde las jornadas electorales suelen celebrarse en domingo. Para estos comicios son 23 las opciones de voto que tienen los ciudadanos, desde los clásicos PP y PSOE hasta partidos que se estrenan este año en una convocatoria electoral.

En cualquier caso, son seis lo que se llevan gran parte de la atención mediática y, presumiblemente, de los votos: Más Madrid, Ciudadanos, Vox y Unidas Podemos, además de los citados socialistas y ‘populares’. No en vano, estas son las seis formaciones que en 2019 completaron la Asamblea, aunque ahora el partido naranja podría no contar con representación en la Cámara.

El Partido Popular, favorito y enemigo de todos

Si hay una candidata que está protagonizando casi todos los titulares desde mediados de marzo, esa es Isabel Díaz Ayuso: actual presidenta regional, cabeza de lista del Partido Popular y responsable de que los madrileños estén llamados a las urnas el próximo 4 de mayo, tras convocar elecciones después de la moción de censura presentada en Murcia.

Con un 36,7% de estimación de voto y entre 54 y 56 escaños, según la última encuesta del CIS publicada el jueves 22 de abril, el PP aspira a gobernar la Comunidad en solitario o, si acaso, a asociarse con Vox. La intención, en cualquier caso, es prescindir de Ciudadanos, socio de gobierno desde 2019 y con quien Ayuso ha vivido numerosos vaivenes políticos en los últimos dos años.

Otro de los protagonistas del partido junto a Díaz Ayuso ha sido Toni Cantó, antiguo miembro de Ciudadanos y que los ‘populares’ presentaron como uno de sus fichajes estrella para estas elecciones. Sin embargo, el Tribunal Constitucional acabó considerando que incumplía los requisitos de la ley electoral para poder presentarse a los comicios madrileños, ya que al comenzar el año no estaba empadronado en la Comunidad de Madrid (lo hizo el 22 de marzo). Por tanto, finalmente no figura en la lista del PP.

[[H3:El PSOE, a romper con 26 años de los ‘populares’ en Madrid]]

Alejado de la polémica y el ‘show’ mediático que suele conllevar una campaña electoral, Ángel Gabilondo repite como candidato socialista dos años después de ser la opción más votada en la comunidad, lo que por otro lado fue insuficiente para llegar a la Puerta del Sol. Con un perfil que él mismo define como “soso, serio y formal”, Gabilondo busca conseguir lo que ha sido imposible para el PSOE en los últimos 26 años: liderar un gobierno de izquierdas en la Comunidad de Madrid.

En el proceso de intentarlo, el CIS les coloca como la segunda opción más votada con el 23,4% de las papeletas, es decir, 13 puntos menos de los que obtendrían los ‘populares’. Esto se traduciría en un total de entre 34 y 36 diputados, por los 37 conseguidos hace dos años.

La opción de los socialistas, en este contexto, pasa por pactar con otros grupos para llegar a la presidencia. Tras rechazar en un principio una sociedad con Unidas Podemos, partido al que Gabilondo calificó de “extremista”, ahora ha cambiado de opinión y, en el debate del pasado 21 de abril, llegó a decir: “Pablo, tenemos 12 días para ganar las elecciones”. Si se convierte en presidente, ya ha anunciado que su vicepresidenta económica será Reyes Maroto, actual ministra de Industria, Comercio y Turismo.

Vox puede ser clave en un gobierno de derechas

Con la presencia de Ciudadanos en la Asamblea pendiendo de un hilo, los de Rocío Monasterio se colocan como el gran socio del PP en un posible gobierno de derechas.

Con la misma candidata que encabezaba sus listas en 2019, la formación de extrema derecha podría sumar esta vez el 8,2% de los votos, de acuerdo con el CIS, que le valdrían para obtener entre 11 y 13 asientos asamblearios. De cumplirse los pronósticos, se mantendrían en la línea de los últimos comicios, cuando alcanzaron los 12 diputados en Madrid.

La campaña de Vox para el 4 de mayo no está exenta de polémica. A las dudas presentadas por Monasterio en relación a las cartas amenazantes enviadas a Pablo Iglesias, Grande-Marlaska y María Gámez, se suma sobre todo el incendiario cartel que publicó el partido comparando la pensión cobrada por una anciana con lo que recibe supuestamente un MENA en España de forma mensual, algo que ha sido desmentido. La justicia, sin embargo, no lo ha retirado porque considera que [[LINK:INTERNO|||Article|||6082c3e74beb28170e40f263|||no es un delito de odio y que no supone un “peligro concreto”]].

[[H3:Más Madrid, el aliado preferido de Gabilondo… ¿y del antiguo votante de Podemos?]]

Hace ya mucho que el bipartidismo dio paso a una política de pactos en la que ganar las elecciones solo es un paso previo para formar gobierno. En este nuevo escenario político, Más Madrid se antoja clave para conseguir una hipotética mayoría de izquierdas, especialmente si Gabilondo retoma su idea original de no incluir en la ecuación a los ‘morados’. Sin la esperanza de liderar el bloque progresista, Más Madrid sí aspira a jugar un papel fundamental en el puzle que será la futura investidura regional.

Para conseguirlo, el partido ha elegido a Mónica García como sustituta de Íñigo Errejón. Quizás de un perfil menos conocido, García cuenta con el aval de que es médica de profesión (algo que podría tener más importancia de la que parece en una situación de pandemia como la que vivimos) y de que su gran competidor, Pablo Iglesias, quizás acuse el hecho de haber abandonado una vicepresidencia general para ser candidato en una comunidad.

Las expectativas de Más Madrid para el 4 de mayo son optimistas, ya que podrían alcanzar entre 22 y 24 diputados en la Asamblea (por los 20 de 2019) y el 15,1% de los votos, según las encuestas del CIS.

[[H3:Pablo Iglesias se fija en el ‘efecto Illa’ y liderará Unidas Podemos]]

Solo cinco días después de que Díaz Ayuso anunciara la convocatoria electoral en Madrid, Pablo Iglesias dio un giro inesperado a su carrera política, anunciando que dejaría la vicepresidencia segunda del Gobierno nacional para presentarse como candidato de Unidas Podemos en Madrid. La decisión, de acuerdo con el propio Iglesias, respondía a que su partido le necesitaba en ese momento en la candidatura madrileña y a que debía plantar cara a Díaz Ayuso para evitar que ésta regresara a la presidencia regional.

Tras el rechazo de Más Madrid a una candidatura conjunta, los ‘morados’ aspiran a poder pactar con el equipo de García después de las elecciones, así como con el PSOE, que ahora sí ve necesario a Unidas Podemos para gobernar.

En este futurible gobierno de izquierdas, los de Iglesias podrían aportar entre 11 y 13 diputados, calcula el CIS, al convencer al 11,5% del electorado. Se repetiría, en cierta forma, el ‘efecto Illa’ en Madrid, al traducirse el salto desde una cartera ministerial a una región en más votos para su partido respecto a las anteriores elecciones, en las que la formación ‘morada’ consiguió 7 diputados. El papel de Iglesias en la campaña, especialmente tras el episodio en el debate electoral de la Cadena SER, podría beneficiarle el día de las urnas.

Ciudadanos: ¿sin representación en la Asamblea?

Hasta cierto punto esperable y hasta cierto punto sorprendente sería que Ciudadanos no tuviera asiento en la Asamblea de Madrid pasado el 4 de mayo. Al menos este escenario es el que dibuja la última encuesta del CIS, que estima que el partido naranja no pasará del 4,6% de los votos totales, lo que sería insuficiente para conseguir algún diputado.

Responsable en máxima instancia de lo que pase será Edmundo Bal, fichado por Albert Rivera para las elecciones generales de abril de 2019 y que desde entonces ha ido escalando puestos en la formación de centroderecha. Tras obtener un asiento como diputado en el Congreso y ser nombrado portavoz adjunto de su partido en la Cámara, llega a Madrid con la esperanza de levantar el ánimo en un partido muy lastimado tras los últimos resultados en los últimos comicios generales y autonómicos en Cataluña.

Si entra en la Asamblea, se prevé que sus representantes ofrezcan sus apoyos para una hipotética investidura de Díaz Ayuso, aunque Gabilondo también les ha tendido la mano.

¿Qué otros partidos se presentan?

A pesar de que ocupan la mayor parte de la atención mediática y de que se llevan los votos de la inmensa mayoría de los madrileños, hay vida más allá de los seis partidos principales. Así, a las elecciones autonómicas del 4 de mayo se presentan otros 17 grupos políticos, algunos con una larga historia democrática y otros de reciente creación.

Son estos: el Partido Humanista (PH), la Falange Española de las JONS (FE de las JONS), el Partido Comunista de los Trabajadores de España (PCTE), el Partido Animalista contra el Maltrato Animal (PACMA), el Partido Autónomos, la Tercera Edad en Acción (3e en acción), el Partido Demócrata Social Jubilados Europeos (PDSJE), la Unión Europea de Pensionistas (UEP), Unidos-Coalición Verde (Unidos-Def-C’S-Verde, la Coalición por la Unidad Comunista (PCOE-PCPE), el Partido Libertario (P-LIB), Unidad de Centro (UDEC), Orden y Ley (POLE), Volt España (VOLT), Escaños en Blanco (EB), Por un Mundo Más Justo (PUM+J) y la candidatura que agrupa a Recortes Cero, el Partido Castellano, Tierra Comunera, Grupo Verde y Municipalistas (Recortes Cero-PCAS-TC-GV-M).

Puedes consultar las listas completas de cada uno de estos partidos en este documento del Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid (BOCM).

Candidatos y posibles escaños de cada partido

Estas son las personas que lideran las listas de los principales partidos, junto a los escaños que obtuvieron en 2019 y los que podrían conseguir este 4M, según la última encuesta del CIS.

  • PSOE

Candidato: Ángel Gabilondo

Escaños en 2019: 37

Posibles escaños en 2021: 34-36

  • PP

Candidata: Isabel Díaz Ayuso

Escaños en 2019: 30

Posibles escaños en 2021: 54-56

  • Ciudadanos

Candidato: Edmundo Bal

Escaños en 2019: 26

Posibles escaños en 2021: 0

  • Vox

Candidata: Rocío Monasterio

Escaños en 2019: 12

Posibles escaños en 2021: 11-13

  • Más Madrid

Candidata: Mónica García

Escaños en 2019: 20

Posibles escaños en 2021: 22-24

  • Unidas Podemos

Candidato: Pablo Iglesias

Escaños en 2019: 7

Posibles escaños en 2021: 11-13