La noticia de la decisión del Tribunal Supremo sobre los líderes del 1-O ha coincidido con la manifestación en Barcelona de Movimiento Cívico Espanya i Catalans y Catalunña Suma a favor de La Fiesta Nacional, a la que se ha unido PP, Ciudadanos y Vox.

En ella, la portavoz de Ciudadanos en el Congreso, Inés Arrimadas, ha pedido al presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, que no indulte a los que sean condenados y no les otorgue privilegios penitenciarios que no pueda concederse a otros presos.

Lo importante, ha dicho Arrimadas es que los presos "entiendan que no van a tener privilegios y no pueden tener indultos", y se ha dirigido a continuación a Sánchez para pedirle que "sea cual sea la sentencia", ni los indulte ni les otorgue privilegios penitenciarios "que no se correspondan con los de cualquier otro preso".

Arrimadas pide no dejar tirados a quienes sufren "ataques totalitarios"

Le ha pedido, también, "que no se deje tirados" a los catalanes que han sufrido los "ataques totalitarios" de esos presos y que han vivido "en primera persona" cómo se aprobaba una ley según la cual los catalanes que se sienten también españoles "perdíamos derechos".

Sánchez tiene que acatar, ha concluido, la sentencia a quienes dieron "un golpe" en Cataluña, "se han cargado" la convivencia y "han puesto en jaque al país".

Álvarez de Toledo: "El estado de derecho rige en España"

En tono también muy duro, la portavoz del PP en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo, ha subrayado que quien se salta la ley debe pagar por ello. "El estado de derecho rige en España, esta es una grandísima democracia. Cualquier persona que decide saltarse la ley tiene que cumplir con las consecuencias de ello", ha indicado.