Los 213 diputados que dejen de serlo a partir del 23 de septiembre, cuando se disuelvan las Cortes, podrán cobrar entre 6.000 y 7.200 euros como indemnización de transición, suma correspondiente a 46 días de sueldo.

Se trata de aquellos parlamentarios que no forman parte de la Diputación Permanente, único órgano del Congreso que seguirá existiendo hasta la constitución de la Cámara tras las elecciones del próximo 10 de noviembre.

Según fuentes oficiales, esta indemnización, que los potenciales beneficiarios han de solicitar expresamente, es incompatible con cualquier otro ingreso, se abona en un solo pago y tributa a Hacienda. Se trata del dinero que corresponde a la retribución que cobrarían los diputados de seguir en activo durante los 46 días que hay entre la disolución y el día de reflexión.

La Mesa del Congreso ha explicado que la indemnización de transición incluye tanto la parte proporcional de la denominada retribución constitucional (2.981,86 euros), como la indemnización para cubrir gastos de su actividad parlamentaria (917,03 euros para los de Madrid y 1.921,20 para el resto) y los complementos que pudieran recibir en función de sus responsabilidades en el Congreso.

El pasado marzo, tras la disolución de las Cortes, 216 diputados pidieron esta suma y la cobraron, siendo solamente cinco los parlamentarios que renunciaron a ella. En el Senado, únicamente nueve de los 194 senadores que perdieron su condición de parlamentario renunciaron a cobrar los 8.822,52 euros fijados para la Cámara Alta.

No obstante, en esta ocasión, el bloqueo político y la incapacidad de los partidos para llegar a un acuerdo y lograr una investidura han conseguido acabar con la paciencia de los ciudadanos, que han mostrado su enfado y frustración con los diputados a través de la plataforma 'Change.org'.

Con el lema 'Si no curras, no cobras', las más de 640.000 personas que han firmado reclaman que los parlamentarios renuncien a la indemnización de transición. La campaña exige que no soliciten este dinero ya que, durante ese tiempo, no van a realizar su trabajo.