La guerra en Europa ha comenzado. El ejército ruso ha atacado a diversas ciudades en varias regiones ucranianas, en su mayoría infraestructuras militares, aeropuertos y aeródromos. Ivano-Frankivsk, Jmelnitsky, Járkov, Kiev, Odesa, Jerson, Kramatorsk y Lugansk son algunas de esas zonas. Ante esta situación, los ciudadanos europeos miran atentamente a la zona del conflicto preguntándose por qué se ha iniciado esta contienda.

Maximiliano Fuentes Codera, doctor en Historia Contemporánea y profesor en la Universitat de Girona, señala que se trata de un problema geopolítico. Así, el experto se pone en la piel de ambos líderes. "Desde el punto de vista de Putin, Rusia ataca porque lo considera una injerencia de la OTAN al no respetar los acuerdos de París", apunta Fuentes. Según estos acuerdos, que tuvieron lugar tras la Guerra Fría, la OTAN no pretendería influir sobre territorios exsoviéticos, como era Ucrania. Desde el punto de vista de la OTAN, de Estados Unidos y de la Unión Europea, prosigue Fuentes, se considera que ha tenido lugar una injerencia de Rusia "en territorios soberanos, como es el caso de Ucrania".

También hay elementos que tienen un papel secundario en el conflicto entre Ucrania y Rusia, señala el doctor en Historia Contemporánea. Entran en juego los conflictos anteriores entre ambos territorios, el caso del Donbás e incluso Crimea de 2014, cuando Rusia directamente se anexionó este territorio. Un hecho que parte de Euromaidán, la revolución ucraniana que se inicia a finales del 2013 y que acaba con la destitución de Yanukóvick, entonces presidente de Ucrania.

Maximiliano Fuentes Codera explica la importancia de este hecho: "Aquello fue para el Gobierno Ruso como un golpe de estado". Así se inicia un conflicto diplomático que acaba con la adhesión de la península de Crimea y la ciudad de Sebastopol a Rusia. El historiador insiste en que no es un elemento directamente vinculado, se trata de un proceso. "Es un paso más en el proceso de crecimiento territorial ruso", explica. Crimea tenía un especial interés para Rusia. En la localidad de Sebastopol, al sur de Crimea, está la principal base naval rusa. Rusia pagaba un impuesto a Ucrania por estar en su territorio, hasta entonces. Esta región había formado parte del territorio ruso durante un tiempo. En la mente de Putin estaba la vuelta al origen, a un territorio que era suyo. Pese a ella, el experto insiste: "Se trata de un problema geopolítico".

¿Cuántos soldados tiene Ucrania?

Dentro de este contexto, Rusia presume de ocupar el segundo puesto de la lista de Global Firepower, el sitio especializado en seguimiento miliar que elabora anualmente un ranking de los ejércitos más poderosos del mundo. Ucrania está en el número 22, con 200.000 soldados activos. Rusia cuadruplica la cifra: 850.000. Ante esto, Maximiliano Fuentes Codera lanza una advertencia: "Estamos ante una guerra de propaganda, te puedes creer poco lo que salga de un lado y del otro".

Siguiendo el consejo del experto, cabe añadir que la situación que se dibuja es muy diferente si se recopila el potencial de la OTAN, pues dispone de 3.891 aviones de combate, 13 portaviones, 122 fragatas, 22 submarinos, 9.460 tanques de batalla y 10.815 vehículos blindados. Tres millones y medio de efectivos, frente a los 711.000 de Rusia.

¿Hasta dónde podría avanzar Rusia?

En Más Vale Tarde Manuel Gazapo, director del Observatorio Global de Seguridad, quien ha hecho una valoración sobre lo que ha pasado y hacia dónde podría ir el conflicto. El experto ha explicado que hay que "estar atentos en relación a lo que quiere Putin" desde le punto de vista de su política de expansión. Y es que si hace unas semanas había tropas acumuladas en la zona de Bielorrusia, ahora la invasión se ha materializado y "las ansias expansionistas de Putin no van a quedarse ahí".

"Es muy improbable que no toque un territorio perteneciente a la Unión Europea o a la organización del Tratado del Atlántico Norte, pero hay que estar verdaderamente atentos porque los sistemas de alerta temprana han saltado por los aires", ha explicado Gazapo.

Jesús A. Nuñez Villaverde, codirector del Instituto de Estudios sobre Conflictos y Acción Humanitaria, también cree que el tope de Rusia estaría en el momento en el que ponga aun soldado en un territorio de un país de la OTAN. "No creo que esté tan loco de hacerlo", ha considerado. "Estamos en un escenario muy concreto, Ucrania que es un interés vital para Rusia que no se va a ir de ahí con las manos vacías pero, hoy por hoy, sus ansias en cuestión territorial se paran ahí", ha añadido.