El estado de Minnesota investigará las prácticas de la Policía de Minneapolis para determinar si durante la ultima década ha discriminado sistemáticamente a la población negra y latina, a raíz de la indignación por la muerte de George Floyd a manos de uno de sus agentes.

Floyd, un hombre afroamericano de 40 años, fallecía la semana pasada tras ser inmovilizado durante casi nueve minutos con una rodilla sobre su cuello por el agente Derek Chauvin, pese a que no opuso resistencia a su arresto y a sus súplicas alertando de que no podía respirar. La misma técnica de bloqueo que, según la autopsia oficial, le causó la muerte, ha sido empleada por la Policía de la ciudad en 428 ocasiones desde 2012: casi dos tercios de las personas contra las que se usó eran negras.

Así lo refleja un estudio de la cadena 'CNN', elaborado con datos del Departamento de Policía de Minneapolis, ciudad en la que la población negra supone el 19% del total. En los últimos ocho años, este procedimiento de inmovilización, prohibido o restringido en muchos departamentos de Policía de EEUU, ha sido empleado allí casi una vez por semana. 58 de las personas que fueron sometidas a esta técnica perdieron la consciencia.

El gobernador de Minnesota, el demócrata Tim Walz, ha anunciado que el Departamento de Derechos Humanos del estado ha presentado un cargo de derechos civiles contra el Departamento de Policía de Minneapolis, y que estudiará "sus políticas, procedimientos y prácticas durante los últimos 10 años para determinar si llevaron a cabo prácticas discriminatorias sistemáticas".

 

No está claro, sin embargo, cuáles serían las consecuencias si la investigación determina que la Policía ha discriminado sistemáticamente a latinos y afroamericanos, aunque la directora del Departamento de Derechos Humanos del estado, Rebecca Lucero, ha dejado entrever que no se esperan cargos penales, apuntando que "no se trata de buscar responsabilidades personales por la vía criminal" sino de "cambiar el sistema".

Lo cierto es que, aunque solo el 40% de los residentes de Minneapolis son negros o latinos, están implicados en el 74% de todas las instancias de uso de fuerza por parte de la Policía local, de acuerdo con datos del Departamento citados por el 'Minnesota Star Tribune'.

Aunque Chauvin ha sido detenido y acusado de homicidio en tercer grado, los otros tres agentes implicados en el episodio de violencia policial han sido despedidos, pero no arrestados, lo que ha encendido aún más la indignación por la muerte de George Floyd, que ha desencadenado protestas y disturbios por todo Estados Unidos, así como manifestaciones en otros países.