Un tanque ACV-15 turco ha protagonizado un combate contra un vehículo acorazado T-72 sirio en el área de Nayrab, en la provincia de Idlib. Se trata de una de las imágenes más insólitas de la guerra en Siria, ya que el tanque rebelde probablemente cedido por Turquía para ser operado por HTS, el brazo sirio de Al Qaeda, se enfrentó tan solo con una ametralladora al vehículo ACV-15 de las fuerzas de Assad.

 

Las imágenes, difundidas por primera vez en las redes sociales el día 22 de febrero, fueron grabadas por un dron el día 20. En ellas se puede ver cómo es precisamente el tanque sirio el que comienza a abrir fuego contra el vehículo turco, pero éste consigue zafarse de los ataques y acaba embistiendo en numerosas ocasiones al acorazado.

Las imágenes, que han sido muy comentadas y difundidas en redes sociales, también han sido analizadas por el periodista alemán Julian Röpcke, que se muestra sorprendido por cómo el T-72 acaba huyendo ante los ataques rebeldes. Un desenlace, dice, inesperado.

 

El especialista geopolítico argentino Guillermo Lafferriere ha apuntado también por la misma red social que "el ACV-15 no es rival para un T-72", por lo que las imágenes pueden tener varias explicaciones: "Que el T-72 no haya tenido munición, que el T-72 no haya tenido un ángulo suficiente para apuntar su cañón, que la tripulación del T-72 no estuviera capacitada o que hubiera fallos mecánicos en el sistema de tiro".