El joven adolescente acusado de burlarse de un nativo americano en una manifestación asegura que el vídeo que se ha viralizado por redes sociales se ha malinterpretado y que él nunca faltó al respeto a Nathan Phillips, el nativo que tocaba el tambor frente a él.

Nathan Phillips es miembro de la tribu Omaha, veterano de Vietnam y activista en defensa de los derechos de los pueblos y en vídeos publicados en redes sociales por otros usuarios se puede ver cómo se acerca hacia el grupo de jóvenes tocando su tambor hasta que se queda frente a Sandmann, el joven cuya sonrisa se volvió viral.

En el lugar que ocurrieron los hechos coincidieron tres grupos de manifestantes. Los nativos americanos de Michigan, un grupo de Hebreos Israelitas afroamericanos de Washington D.C. y los estudiantes católicos de Kentucky.

Según recoge el Washington Post, los israelitas hebreos creen que los afroamericanos son el pueblo elegido de Dios y los verdaderos descendientes de los hebreos de la Biblia. Por ello, el grupo tiene miembros militantes y "una larga y extraña lista de enemigos" que incluye blancos, judíos, asiáticos, miembros de la comunidad LGBTI, defensores de los derechos de aborto y africanos continentales, según el Centro de Leyes de Pobreza del Sur.

La tensión comenzó cuando este grupo comenzó a insultar a otros manifestantes. "¿Dónde está tu marido?", preguntó un israelita hebreo a una mujer que se había detenido para discutir con el grupo, según recoge este medio.

 

Este grupo siguió dirigiéndose a los nativos americanos de manera ofensiva, ante lo que los estudiantes comenzaron a burlarse. Esto provocó que la tensión fuera en aumento y cada vez hubiera más enfrentamientos entre los estudiantes con gorras de Trump y los afroamericanos, a los que llegan a gritar: "¡Regresen a África!".

Fue en ese momento en el que Phillips, el nativo americano que sale en el vídeo, comenzó a andar hacia el grupo de estudiantes tocando con su tambor "una canción de oración" mientras caminaba hacia los estudiantes.

Todos se fueron apartando menos Sandmann, que se mantuvo durante minutos impasible ante los cánticos. Mientras, otros estudiantes comenzaron a bailar y a jalear al ritmo del tambor. Pese a que Sandmann niega que escuchara ningún cántico sobre el muro, Jon Stegenga, un fotógrafo que cubría la manifestación, afirma al Washington Post que sí escuchó a los estudiantes decir "construye el muro" y "Trump 2020".

Por su parte, Phillips relata que su objetivo era llegar a la cima del monumento en el que se encontraban los escolares esperando el autobús y que no tenía por qué rodearlos. "Si no hubiera sido por esos israelitas que estaban allí en primer lugar, esto no habría sucedido. Y si no fuera por la falta de responsabilidad de los adultos de la escuela, esto tampoco habría sucedido", afirmó.