La parlamentaria ucraniana Lesia Vasylenko ha denunciado en su cuenta de Twitter que el cuerpo de una mujer en Mariúpol ha sido hallado con una esvástica grabada con fuego en su torso.

Según ha indicado la diputada del Parlamento de Ucrania, la mujer fue violada y torturada antes de ser asesinada por soldados rusos en la ciudad asediada de Mariúpol, al sur del país.

"Mi mente está paralizada por la ira, el miedo y el odio", apostillaba la política en la red social, donde acompañaba el mensaje de una imagen del cuerpo torturado de la mujer, en el que se puede ver el símbolo nazi grabado con quemaduras y rajas.

La versión de las fuerzas separatistas rusas dl Donbás es muy diferente. En vídeos difundidos en las redes sociales ha mostrado el cuerpo torturado de la joven acusando al batallón de Azov del crimen y las torturas contra la víctima.

El origen del Batallón Azov forma parte de Patriotas de Ucrania, una organización ultraderechista creada en 2005 por Andriy Biletsky. Esta entidad pasó a incluirse en la Asamblea Social Nacionalista (SNA), un movimiento que derivó del Partido Nacional Socialista de Ucrania (SNPU), que más tarde se conoció como Svoboda. Sus integrantes eran "miembros de grupos nacionalistas de extrema derecha" que promovían "una ideología neonazi".

Sin embargo, el Batallón Azov como tal surge en marzo de 2014, tras la anexión de Crimea, como una "brigada de voluntarios" creada para luchar en el este de Ucrania "contra los separatistas apoyados por Rusia", según recoge el informe del Centro para la Seguridad Internacional y la Cooperación de la Universidad de Stanford (EE.UU.). Estas unidades militares voluntarias, como el batallón, ayudaron a "llenar el vacío" en las defensas del ejército ucraniano. Biletsky y otros miembros del Patriota de Ucrania formaron el Batallón Azov en respuesta a este llamamiento. El primer ataque violento del batallón ocurrió poco después de su formación en abril de 2014, cuando los combatientes se enfrentaron con separatistas respaldados por Rusia en Donetsk.