El Servicio Federal de Seguridad ruso ha detenido al ministro de Economía de Rusia, Alexéi Uliukáyev, acusado de recibir un soborno de 2 millones de dólares, informaron las autoridades.

"Uliukáyev ha sido detenido cuando aceptaba un soborno. Se le acusa de extorsión y amenazas a representantes de (la petrolera estatal) Rosneft", explicó la portavoz del Comité de Instrucción (CI) ruso, Svetlana Petrenko.

Esta misma madrugada, según un comunicado difundido por esta autoridad judicial rusa, se ha abierto una causa penal contra el ministro de Economía después de una operación llevada a cabo por el FSB.

"El dinero fue entregado a Uliukáyev en el transcurso de una operación supervisada por los agentes" del FSB, explicó a la agencia Interfax una fuente próxima a la investigación. Según este interlocutor de la agencia rusa, los servicios secretos seguían el caso desde el pasado verano, cuando averiguaron que el ministro amenazaba a Rosneft con prohibir la operación de compra si no era compensado a cambio.

"Los servicios especiales pincharon las conversaciones telefónicas de Uliukáyev desde el verano. En sus conversaciones con representantes de Rosneft sobre la privatización de Bashneft se escuchaban amenazas", apuntó la fuente.

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, reaccionó a la noticia para decir que "las acusaciones contra el ministro son muy graves y deben respaldarse con pruebas contundentes".