China pondrá en marcha el proyecto 'Río Celestial' que permitiría provocar precipitaciones con cientos de chimeneas de yoduro de plata en el 'techo del mundo'. Este sería el mayor experimento de lluvia artificial de la historia.

El ‘Sky River’ (como se le conoce en inglés), que abarcaría unos 1,6 kilómetros cuadrados, instalará en las montañas tibetanas cámaras de combustión que expulsarían este componente hacia el cielo para aumentar en 10 mil millones de metros cúbicos anuales las precipitaciones en la región.

El control del clima en el Tíbet es una innovación crítica para resolver el problema de la escasez de agua en China. Esto se convertirá en una contribución importante no solo para el desarrollo de China y la prosperidad global, sino también para el bienestar de toda la raza humana", ha declaró Lay Fanpei, presidente de la Corporación Aeroespacial de Ciencia y Tecnología de China, quien está desarrollando el proyecto.

Pekin lo ve como una importante y viable herramienta para combatir la sequía a largo plazo en grandes áreas del país. Debido a la sequía de 2014 al menos 2,3 millones de personas y 4,4 millones de hectáreas de tierras cultivables se ven afectadas por la sequía actualmente.

No obstante, no todos están en favor de esta iniciativa ya que aún hay muchas cosas que no se saben acerca de cómo la 'siembra de nubes', que generalmente se lleva a cabo por agentes químicos liberados en la atmósfera desde aviones, está afectando a los modelos climáticos más amplios.

Si la presencia de estos productos llegase a ser un problema para el medio ambiente, las posibles consecuencias del río chino Sky y la fauna local podrían ser bastante graves.