Roza lo surrealista lo que ocurrió en Potchefstroom (Sudáfrica). Durante un partido de un torneo del circuito Challenger, el español Adrián Menéndez y su compañero, Lucas Miedler, fueron víctimas de lo que se podría calificar como un error clamoroso del juez de silla.

El saque del rival para bola de partido salió claramente fuera, pero el árbitro dio por bueno el servicio ante las protestas del español. "Mala, Mala, así de grande", gritaba Menéndez.

"Lucas, me has impedido ver. Te lo he dicho muchas veces", se justificó el juez de silla con el compañero de Adrián, que siguió insistiendo: "El árbitro tiene que verla, si no la ve tiene que cambiarlo. Es inaceptable".

 

"Punto, set y partido", sentenció el colegiado. Tras saludarse con los rivales, las protestas de Menéndez fueron en aumento y explotó: "Todo el mundo sabe que estaba fuera, hasta él lo sabe".

 

El español terminó desquiciado tirando la mochila al suelo tras un error que les costó la derrota.