Cuando en 2005 y tras establecer un palmarés de 50 victorias (44 por KO) y seis derrotas, Mike Tyson decidió retirarse, no se imaginaba cómo sería su vida fuera del cuadrilátero.

"Sé lo que es el arte de la lucha, sé lo que es el arte de la guerra. Por eso me temían cuando estaba en el ring, porque era un aniquilador. Nací para eso. Ahora esos días se han ido. Estoy vacío. No soy nada", reconoció el púgil, visiblemente emocionado, en 'Hotboxin'.

Tyson no pudo contener las lágrimas al recordar su pasado como boxeador: "Estoy trabajando en ser el arte de la humildad. Esa es la razón por la que estoy llorando, porque ya no soy esa persona y lo extraño. A veces me siento como un idiota".

 

Entre sollozos, reconoció el miedo que tiene actualmente: "No quiero que esa persona salga. Porque si sale, el infierno saldrá con él. Puede parecer que soy un tipo duro, pero odio a ese tipo, le tengo miedo"