Helmut Marko ha planteado una alternativa para acabar con la polémica de los límites de pista. Una polémica que se ha originado tras la celebración del Gran Premio de Baréin y de la que se ha hablado durante toda la semana. Max Verstappen adelantó a Lewis Hamilton por fuera de la curva 4, saliéndose del trazado permitido. Un adelantamiento por el que dirección de carrera obligó al holandés a ceder la posición al británico, que acabó ganando la primera carrera del Mundial.

Una semana después, el asesor de Red Bull, sigue achacando que el problema fue la falta de un único criterio de la dirección del Gran Premio, que invalidó el adelantamiento de Verstappen, pero sin embargo no penalizó a Hamilton, que se salió de los límites de la curva 4 en 29 de las 56 vueltas. Por ello Marko propone la creación de un muro para solucionar el problema.

"En general se trata de un asunto algo sospechoso. No hubo sanciones, pero se ahorró tiempo. Si colocamos un muro allí, se resolverá. Cualquiera que golpee el muro, dañaría su propio coche. No entiendo por qué tenemos tantas escapatorias de asfalto en los circuitos y por qué no creamos un límite claro", sostiene el austriaco.

Además el asesor de la escudería de Milton-Keynes asegura que Verstappen no hubiese ganado de acabar la carrera en primera posición. El expiloto considera que el neerlandés habría sido lo suficientemente penalizado como para no llevarse el triunfo en Baréin.

"Acabar cinco segundos por delante no nos habría asegurado la victoria. Estábamos seguros de que la penalización habría sido tan grande que Hamilton habría ganado. Si hubiera quedado 5,8 segundos por delante, le habrían puesto una sanción de diez," concluye Marko.