El periplo de Nikita Mazepin en el 'Gran Circo' está siendo cuando menos polémico. Incluso antes de debutar en Fórmula 1, el piloto ruso estuvo cerca de quedarse fuera del plantel de Haas tras subir un polémico vídeo en el que manoseaba a una mujer.

Finalmente, sus disculpas, unidas a la enorme influencia de su padre (patrocinador principal de Haas), desembocaron en el debut de Mazepin en F1.

Pero qué debut. En el Gran Premio de Baréin disputado en el circuito de Sakhir se quedó fuera a las primeras de cambio; en Imola, terminó último a un minuto de su compañero, Mick Schumacher, y tras protagonizar un duro rifirrafe con Antonio Giovinnazzi (Alfa Romeo).

"La F1 me está resultando sorprendentemente intensa. Obviamente, sabía que era intensa, pero las dos sesiones de clasificación que he hecho me resultaron frenéticas. El tiempo es más corto con lo que hay un montón de cosas que van pasando. Así que hay una gran curva de aprendizaje", ha señalado el moscovita sobre su adaptación a la competición.

A pesar de haber empezado con el pie izquierdo, Mazepin se ve muchos años en F1: "Es muy importante seguir aprendiendo. Es un campeonato completamente diferente a lo que yo estaba acostumbrado, con lo que es muy exigente. Estoy bastante seguro de que estaré unos cuantos años, al menos, en este 'paddock', con lo que no voy a empezar a entrar en pánico".

Sin embargo, lo más llamativo de sus declaraciones ha sido una 'pullita' vertida sobre Mick Schumacher tras los test de Ferrari en Fiorano en los que ha participado el hijo del 'Káiser' esta semana.

"Probablemente, él puede usar eso de Ferrari y yo, no. Al no ser parte de eso, él puede gozar de unos privilegios que yo no tengo", afirma Mazepin.

No es la primera vez que el ruso se refiere a su compañero en tono poco 'amistoso'. Hace unos meses ya aseguró que ambos no eran "amigos". Flaco favor a sí mismo.