Fernando Alonso ha corrido en pista y en los despachos en el GP de Estados Unidos. El asturiano, piloto de Alpine y bicampeón de la Fórmula 1 con Renault en 2005 y en 2006, literalmente ha sacado los colores a la FIA con sus decisiones sobre ciertos acontecimientos que se han producido en carrera y que han tenido a los dos Alfa Romeo de invitados especiales.

Tal ha sido el caso que incluso algunos equipos, por radio, preguntaban a dirección de carrera si se podía adelantar por fuera de la pista. Sí, ahí 'desnudo' Alonso a la FIA, en según que decisiones por este tipo de acciones que, recordemos, no se pueden hacer.

No se puede ganar tiempo ni mucho menos posición saliéndose de la trazada salvo que te obliguen a ello, como puede ser los casos que sucedan en la primera vuelta de la prueba. Pero no, eso no fue lo que vivió Alonso con los dos Alfa Romeo.

Primero fue con Raikkonen. En la vuelta 18, el finlandés salió de pista para posteriormente adelantar a Alonso. Por radio, Fernando estaba más que cabreado: "Pedid que me devuelva ya la posición. Ahora".

 

No, no se la devolvió. Alonso estaba más que encendido en el Alpine. Así, hizo lo que hizo con Giovinazzi. Básicamente, hizo lo mismo. Por fuera, pasó al italiano con un gran "¡sí!" por su radio. Luego fue un 'no', porque o devolvía la posición o eran 5 segundos de sanción.

Lo hizo, pero Giovinazzi vio cómo le superaba de nuevo y luego fue y le pasó por fuera. Sí, otra vez. Otro aviso de sanción. Otra posición a devolver. Finalmente, Alonso por delante.

 

Esa fue la historia de Fernando con los Alfa Romeo que dejó en evidencia a la FIA por sus decisiones con él y con Giovinazzi... pero no con Kimi Raikkonen.

Te puede interesar

La única decisión de la que Fernando Alonso se arrepiente en su larga carrera en la F1