Red Bull tiene claro que 2021 es el año en el que tienen que derrocar a Mercedes antes de que se ejecute el cambio normativo en 2022. Con un monopolio total en el 'Gran Circo' desde 2014, la escudería alemana ha ganado todos los títulos mundiales (pilotos y constructores) en los últimos siete años, hecho que los de las bebidas energéticas quieren erradicar ya.

Inspirados en la fructífera época de Sebastian Vettel con los austriacos entre 2010 y 2013 (encadenó cuatro títulos), Red Bull quiere volver a ser la cabeza de la parrilla y para ello contará con dos novedades importantes con respecto a 2020.

La nueva unidad de potencia Honda, unida al fichaje del mexicano Sergio 'Checo' Pérez para suplir al decepcionante Alex Albon y acompañar a Max Verstappen, hacen pensar a los 'toros' que Hamilton y Bottas ya no quedan tan lejos en la general.

Así lo ha afirmado Helmut Marko, expiloto y asesor de Red Bull, que ha destacado sobre todo el motor nipón: "La preparación para esta temporada es la mejor que hemos tenido en los últimos siete años. Nuestro objetivo es el título mundial, es algo que podemos hacer en este papel secundario que tenemos ahora. El motor completamente nuevo de Honda es una hermosa pieza de trabajo. Honda ha encontrado más rendimiento para 2021 y ha eliminado las debilidades".

A su vez, en declaraciones a 'Servus TV', Marko también confía en que la evolución de Mercedes no sea proporcional a la suya: "Con todo, esta mejora en el motor debería garantizar que estemos al nivel de Mercedes. Sin embargo, sabemos que ellos no se están durmiendo, pero espero que su salto no sea tan grande ahora que su motor ya está en su octavo año. Esa curva de desarrollo tiene que empezar a estabilizarse en algún lugar. Confío en el motor Honda. Hubo algunos problemas en la preparación, pero eso se debió al descuido. No era nada que pudiera indicar problemas mecánicos o electrónicos graves".