Alexander Albon se quedó sin volante para la Fórmula 1 en 2021 después de que la fábrica Red Bull decidiera apostar por Sergio Pérez en vez de por el tailandés.

El joven piloto ya lamentó no haber cumplido con las expectativas del equipo lo que provocó esta decisión por parte de la escudería: "No me rindo, puse mi vida en esto y no voy a dejar que acabe aquí. He de dar más para poder volver en 2022, que es mi objetivo, y ondear la bandera tailandesa de nuevo".

A pesar de ello, la marca de bebidas energéticas lo mantiene en su programa y lo hace piloto probador y reserva. Sin embargo, Albon no se va a conformar con ese pequeño papel y correrá el DTM junto con Red Bull.

El tailandés va a competir en la categoría de los GT3 con Liam Lawson como compañero, quien ha estado corriendo durante el 2020 en la Fórmula 3 y que compaginará esta competición con la Fórmula 2.

Helmunt Marko ha asegurado que confía en que ambos pilotos desempeñen un buen papel y cree que será una buena plataforma para tanto Albon como Lawson sigan creciendo como pilotos. "El DTM es una categoría de alto nivel y correr con los GT3 es un gran e interesante desafío. Alex y Liam son pilotos exitosos en el mundo de las carreras y formar parte de esta parrilla es una interesante plataforma", ha asegurado Marko en el comunicado oficial.

Quien también ha celebrado la incorporación de ambos pilotos es Gerhard Berger, el máximo responsable del DTM. "Pilotos como Alexander Albon y jóvenes talentos como Liam Lawson son una mezcla de gran talento para la temporada 2021 del DTM. Albon es un piloto joven y ambicioso y sin duda es una gran ganancia para la categoría. Su participación en esta próxima temporada es un nuevo paso hacia delante en la dirección correcta para nosotros", ha confesado Berger