Pese al enfado de Carlos Sainz y Lucas Cruz por la organización de esta 43ª edición del Rally Dakar, continúan luchando por recortar minutos con Stéphane Peterhansel y Nasser Al Attiyah.

Ayer llegó tercero y hoy ha terminado la etapa maratón en segundo puesto, lo que le ha servido para quedarse a 38 minutos del francés a falta de cuatro etapas para finalizar el Dakar.

"No ha estado mal. Hoy solo tuvimos un pinchazo y en general, más contento, aunque con los problemas normales en algún sitio que hay dunas y das alguna vuelta, pero nada que no ocurra en un Dakar habitualmente. El ritmo ha sido bueno, como siempre, pero el de los dos de cabeza es alto y yo estoy un poco de espectador", ha confesado Sainz tras cruzar la línea de meta.

Y es que la distancia que los separa de Peterhansel es demasiado amplia para poder luchar por la victoria. Así pues, lo único que puede hacer es seguir manteniéndose por detrás de ellos y esperar que cometan un error que les suponga perder minutos.

"Lo único que puedo hacer es centrarme en mí, seguir con el ritmo que estamos teniendo ahora. Entendemos mejor el roadbook, estamos haciendo mejores etapas y hay que seguir así. Mañana saldremos segundos a intentar recortar lo que podamos y continuar hacia adelante, no queda mucho más", ha asegurado el madrileño mientras añadía: "Siempre me encuentro a gusto con el coche y creo que hemos ido rápido en etapas de arena, de dunas, en todas... Si alguien mira los parciales de todo el rally, quitando esas pérdidas, el ritmo es bueno. Pero, conociendo a los dos que llevo delante, el ritmo siempre es parecido y si no tienen problemas, no recuperas 40 minutos de tiempo".

Los tres favoritos tienen los mismos tiempos, con diferencias de 5 minutos, algo insuficiente a falta de cuatro jornadas más.

"Cuando pierdes dos días media hora moralmente es duro, y cuando no ocurre pues estamos disfrutando y nos estamos compenetrando mejor, en el sentido de entender mejor la lectura del roadbook. Siempre se puede hacer mejor, claro, pero estamos en un rango mucho más aceptable de lo que no fuimos capaces de hacer la primera semana", ha zanjado Sainz.

Ahora la pregunta es si en el caso de que Peterhansel tenga problemas, Sainz podrá aprovechar el momento o tendrá que hacer de asistencia para el francés y evitar que Nasser se imponga, ya que el principal perjudicado sería el equipo Mini X-Raid.