La levantadora de pesas española Lydia Valentín ha quedado segunda del grupo B de la categoría de -87 kilos en los Juegos Olímpicos de Tokio, tras levantar un total de 225 kilos y retirarse sin llegar agotar sus intentos en los dos tiempos por una lesión en la cadera.

Tras levantar 103 kilos en arrancada (no pudo con los 106) y 122 en su primer intento en dos tiempos, Valentín renunció a los dos intentos siguientes. La tres veces medallista olímpica ha quedado así segunda de su grupo tras la surcoreana Kang Yeoun-hee. Finalmente se ha quedado sin opciones de medalla después de que el grupo A haya hecho sus ejercicios.

La halterófila española confirmaba al terminar su serie que decidió no salir en los dos últimos intentos al sufrir dolores en la cadera que la han obligado esta semana a recibir infiltraciones.

"En una carrera tan larga es normal que en algún momento no esté al cien por cien. De hecho, esta semana no sabía si iba a poder competir o no. Esta semana me han tenido que infiltrar en la cadera porque no podía agacharme bien", desveló Valentín, en declaraciones a 'COPE'.

"No sabía qué iba a pasar y por eso estaba a la espera de que me reaccionara y al final decidí como fuese subir a esa tarima. Tiró más mi corazón que mi mente y he podido, pero no de la mejor manera, ni en la categoría que me hubiera gustado, pero... voy a estar en París 2024", agregó.

Valentín, que ya tiene medallas de oro en Londres, plata en Pekín y bronce en Río, peleaba por una cuarta medalla olímpica que sería histórica ya que, hasta la fecha, solo han conseguido cuatro metales olímpicos David Cal (5), Joan Llaneras, Mireia Belmonte, Arantxa Sánchez-Vicario y Andrea Fuentes.

No pudo reprimir las lágrimas

El ascenso de categoría, al que se vio obligada en los últimos meses debido al cambio de reglamentación de la federación internacional, acabó pasándole factura y a punto estuvo de no llegar ni a competir. La subida de 12 kilos, de 75, donde ha logrado todas sus medallas olímpicas, a 87, acabó mermando su cadera y tuvo que competir infiltrada.

La berciana no pudo reprimir las lágrimas tras la competición, mientras se fundía en un emotivo abrazo con el presidente del Comité Olímpico Español (COE), Alejandro Blanco, pero enseguida se recompuso para confirmar su intención de competir en los Juegos de París, a los que llegaría con 39 años.

Compitiendo en el grupo B, Valentín realizó sus tres intentos en arrancada, con un mejor registro de 103 kilos, pero tan solo uno en dos tiempos, levantando 122 kilos a la primera hasta que su cuerpo ya no pudo más. Su registro total de 225 kilos se quedó a más de 30 kilos de la frontera de las medallas.

En esa pelea por el podio, la china Zhouyu Wang cumplió con las expectativas y se colgó la medalla de oro con un total de 270 kilos, mientras que la plata fue para la ecuatoriana Tamara Salazar (263) y el bronce, para la dominicana Crismery Santana (256).