El Santos no podrá contar con Robinho. El club brasileño, a través de las redes sociales, ha confirmado que han llegado a un acuerdo con el futbolista de 36 años para la rescisión de un contrato firmado el pasado 10 de octubre.

El motivo, la condena a nueve años de prisión que recibió por parte de un tribunal de Milán en 2017, por su supuesta participación en violación colectiva contra una mujer de origen albanés de 23 años.

"Santos y Robinho informan que, de común acuerdo, resuelven suspender la validez del contrato firmado el 10 de octubre para que el jugador se concentre en su defensa en el proceso que transcurre en Italia", afirmó el Santos en redes sociales.

 

El jugador también ha lamentado que su fichaje se haya visto frustrado: "Si estoy molestando lo mejor es que salga y me centre en mis asuntos personales. Probaré mi inocencia para los aficionados".

El contrato de Robinho con el Santos se firmó hace poco más de una semana. Su salario, de unos 250 euros mensuales, era meramente simbólico.

Tras la firma y el anuncio, no pocos patrocinadores se quejaron y algunos de ellos incluso abandonaron el club. Además, a todo esto se le sumó la divulgación, en 'GloboEsporte', de los pinchazos telefónicos que la Justicia italiana usó en la condena de Robinho.

En uno de ellos, el futbolista reconoció que trató de mantener relaciones sexuales con la víctima.

"Me río porque me importa un comino. Iba completamente borracha. Ella ni sabe lo que pasó", dijo Robinho a si estaba o no preocupado por la investigación.