Pedri González es en uno de los jóvenes talentos que se ha convertido en una de las sensaciones del FC Barcelona. Sin embargo, estuvo cerca de acabar en el equipo rival, en el Real Madrid.

El canario lo ha confesado en una entrevista en la 'Ser', asegurando que estuvo varios días de prueba con el conjunto blanco, pero que finalmente le rechazaron por no ser lo suficientemente bueno.

"Estuve una semana probando en el Madrid. Me dijeron que no tenía el nivel. Me llevaron a un despacho y me lo dijeron. Le doy las gracias, porque ahora estoy en el equipo que siempre he querido estar", confesó Pedri.

Gracias al rechazo del Real Madrid, acabó en el equipo del que siempre fue un aficionado, y es que su abuelo fundó una peña culé que ahora dirige su padre, y aunque ahora lo agradezca, en ese momento no fue tan sencillo: "Te duele, porque era una oportunidad que tenía, pero gracias a eso estoy en el equipo que siempre he amado. Al principio los primeros días iba un poco extraño con la camiseta, después de ir siempre por el pueblo con la camiseta del Barça".

Pedri siempre veía a Leo Messi por la tele y ahora le ve en directo, jugando con él, aunque le cuesta familiarizarse todavía. "No te acostumbras a ver las jugadas que hace Messi. Todos te sorprenden. Poder aprender de ellos es un lujo. Ver las cosas que hace Messi… hace lo que quiere y cuando quiere. Claro que impone Messi, lo ves en la TV y en la play y verlo en la vida real impresiona. Me impresionan todos. Jugar con Messi es un premio que me ha dado la vida", explica el futbolista.

"Me llevo muy bien con Trincao, llegamos al mismo tiempo, empezamos a entrenar juntos…. con Ansu muy bien. Ahora ha tenido la lesión y tiene que trabajar para estar lo mejor posible. Hemos hecho buenas migas", ha explicado en lo que se refiere en cuanto a su relación con el vestuario.

En cuanto a su futuro quiere ir poco a poco: "No me gusta ponerme techos. Hay que ir paso a paso. Siempre he dicho que me gustaría jugar un Mundial con la Selección. Luis de la Fuente me dice que siga trabajando como lo estoy haciendo. Que busque los espacios, que tenga tranquilidad y que sea yo mismo. Ojalá pueda ir a las dos, a la Eurocopa y a los Juegos Olímpicos".

El joven de 17 años confiesa que su familia le ayuda a seguir "con los pies en el suelo". "Yo creo que si pierdes la humildad y dejas de ser como eres se pierde al futbolista. Mis padres y mi hermano son los que me dan más consejos", ha zanjado Pedri.