Surrealista lo acaecido este martes en el Tottenham Hotspur Stadium. En el partido de la Carabao Cup que enfrentaba a los 'Spurs' contra el Chelsea sucedió casi de todo: victoria en los penaltis, debut de Reguilón, enfrentamiento entre los entrenadores, 'huida' de emergencia de un jugador al baño...

Probablemente, lo más insólito fuera esto último. Cuando el luminoso lucía el 0-1 allá por el minuto 77, Eric Dier tuvo una llamada de la naturaleza que no pudo denegar. El centrocampista inglés tuvo que hacer su penúltimo esprint con dirección al sanitario y José Mourinho fue detrás de él para meterle prisa.

"No estaba contento pero no podía hacer otra cosa. La naturaleza estaba llamando. Escuché que hubo una ocasión pero por suerte no marcaron", señaló tras la conclusión del encuentro el jugador, que terminó siendo nombrado Mejor jugador del partido.

"Dier tenía que ir, no tenía otra opción. Quizá sea algo habitual cuando estás deshidratado, cuando no te queda nada. El sabe que tenía que ir para meterle prisa y que volviera para lo que quedaba. Es un gran ejemplo para todos. El problema fue que no era pis. Para que él deje el campo... te puedes imaginar. Lo sabía y fui a presionarle para que volviera cuanto antes", explicó José Mourinho en rueda de prensa.

Además, el técnico luso quiso incidir en la carta de partidos que está sufriendo el Tottenham en las últimas semanas: "Es la consecuencia de lo inhumano de tener que jugar dos partidos totalmente deshidratado, cansado, sin energía, muerto... Por supuesto, no va a jugar el jueves porque voy a acabar matándole".

Por otro lado, en el nuevo estadio del cuadro londinense tuvo lugar la primera pelea maestro - alumno. José Mourinho y Frank Lampard tuvieron sus más y sus menos en la banda con el cuarto árbitro de por medio y con diversos gestos y exclamaciones que denotaban el enfado de ambos técnicos.

Rencillas del partido aparte, antes de la tanda de penaltis, que terminaría por dar la victoria a los de 'Mou', el portugués se acercó al que fuera su jugador en el Chelsea en 2004 para firmar la paz.

 

Ya en rueda de prensa, el exfutbolista de Chelsea y City, entre otros, dio su versión de los hechos: "Cuando ganan, no tienen porque ser los protagonistas en la banda. Necesitan que estemos ahí cuando van perdiendo y en el último partido, cuando perdieron por 3-0, me sentí mal porque le vi triste y callado en su sitio. Él sabe de fútbol y es un entrenador fantástico. Es solo una opinión: quédate en la banda cuando tu equipo va perdiendo y relájate cuando van ganando".

Por su parte, Mourinho se centró en darle importancia a lo que él considera importante: la relación de ambos devenida del pasado. "Con Frank lo importante son mis sentimientos hacia él y no lo que os digamos. Siempre me sentiré en deuda con él por todo lo que hizo por mí. Él me dio todo como jugador y nunca lo olvidaré. Siempre me sentiré en deuda con él por lo gran jugador, amigo y profesional que fue", apuntó el luso, que este jueves volverá a sentarse en los banquillos, esta vez para buscar el pase a la fase de grupos de la UEFA Europa League.