"Con la escoba y el recogedor" o "ríete, hija de puta". Esos fueron algunos de los lamentables insultos que tuvo que escuchar esta joven árbitra de 19 años, que dirigía un partido de benjamines el pasado fin de semana.

'Jugones' ha hablado con ella y ha confesado que pasó miedo: "Con ganas de llorar porque no entendía qué estaba ocurriendo. Lo primero que hice fue llamar a mi madre".

Su madre asegura que fue una situación "muy triste". "Estuve muy preocupada por ella", dice en 'Jugones'. "Una de las espectadoras me esperaba, me dijo que me iban a matar", detalla Nerea.

Además, desvela el comentario que le hizo uno de los jugadores, que le preguntó si pararía el partido: "Un delantero me vino y me dijo que estaban diciendo cosas feas... que si no iba a parar el partido".

Josep Pedrerol le ha querido mandar todo su apoyo tras la emisión del vídeo: "Ánimo Nerea y que nadie acabe con tu sueño".