Fali Giménez agitó el mundo del fútbol español cuando, antes de que los equipos regresasen a los entrenamientos en mayo, anunció que no jugaría por miedo: "No volveré a jugar si hay un mínimo riesgo y si tengo que dejar el fútbol, lo haré".

Dado su temor, el defensor del Cádiz tuvo que recurrir a ayuda profesional para poder volver a su actividad laboral: "Gracias a mi psicólogo he podido vencer mi miedo al Coronavirus. Yo tengo mucho miedo a que podamos liarla, porque aún no hemos vencido al virus, y necesitamos ser responsables. Mis compañeros se alegraron y se preocuparon por mí, muchos me preguntaron, y eso se agradece".

Por otro lado, en declaraciones a 'Cope' y 'Marca', Fali mostró su felicidad por el ascenso: "Aún no me lo creo. Nos tomamos unas copas en el estadio y nos fuimos a casa, la verdad, fue tranquilito. No me imagino jugando con esas estrellas. Yo que los veo en la Play Station y juego con ellos, igual pasan cerca de mí y me quedo 'empanao'".

En tono de broma, le preguntaron si durante su juventud había robado pechugas de pollo en el supermercado: "No fue del todo así, robar no, pero alguna que otra se ha caído al carro alguna vez. Yo he venido del barro y estoy orgulloso de mis orígenes".

Por último, quiso tirar de ironía para referirse a un hipotético fichaje de Gareth Bale por el Cádiz: "Que venga si quiere, pero con Cervera tiene que correr mucho. Le hacemos el campo del golf aquí para que se venga".