Cuando Ford presentó por primera vez la idea de fabricar una versión radical de la Ford Ranger, pocos eran los que pensaban que finalmente el fabricante americano se atreviese con semejante concepto en Europa. Estábamos equivocados, pues gracias a Ford Performance fue creada la Ford Ranger Raptor, una suerte de Ford F-150 Raptor a escala que busca ofrecer a sus clientes la pick-up más capaz de la categoría. No hablamos de un simple revisión, sino de una verdadera preparación que afecta a numerosos puntos para hacer que la Raptor poco tenga que ver con su hermano menor la Ranger Wildtrack.

Ford Ranger Raptor | David Clavero

Cuando ves por primera vez una Ranger Raptor te das cuenta de cuán imponente es en realidad, y es que si cualquier pick-up ya impresiona por su tamaño, la Raptor lleva esa sensación un paso más allá gracias a una estética todavía más musculosa y agresiva. Encontramos pasos de rueda ensanchados, nuevo frontal con parrilla XXL, nuevas protecciones en la carrocería, estriberas específicas, llantas de 17" también específicas... y para los más osados, también existe un kit de vinilos "Raptor" que le dan un toque extra de personalidad, por si lo ven necesario.

Ford Ranger Raptor | David Clavero

En el interior de la Ranger Raptor también nos encontramos un rediseño que afecta a los asientos, específicos en piel, con logotipos "Raptor" bordados y gran confort y sujeción, además de nuevos elementos como el volante deportivo en piel con marca roja a las doce. Además es desde el habitáculo desde donde gestionamos todo el potencial de esta pick-up hipervitaminada, pues a través del cuadro de instrumentos con panel LCD central tenemos acceso a los diferentes modos de conducción, contando con perfiles específicos para el uso todoterreno como son los modos baja, barro, roca o hierba/nieve.

Ford Ranger Raptor | David Clavero

Para el apartado técnico Ford Performance decidió apostar por una receta totalmente exclusiva. De esta forma la Ranger Raptor confía en un motor 2.0 turbodiésel de 213 CV y 500 Nm de par, estando conectado a un cambio automático por convertidor de par de 10 relaciones y a un sistema de tracción total con reductora. No hay mejoras en la tracción total, lo que nos deja con un único diferencial bloqueable, el del eje trasero. Eso sí, para mejorar la motricidad, contamos con neumáticos todoterreno de 32" firmados por BF Goodrich, además de una revisión del equipo de frenos y los controles electrónicos.

Ford Ranger Raptor | David Clavero

Donde sí que encontramos importantes cambios es en el apartado de suspensiones, pues la Ranger Raptor nada tiene que ver con el resto de la gama Ranger. Ford Performance ha reconfigurado las suspensiones de esta Raptor para integrar un nuevo diseño del eje trasero, además de nuevos brazos y refuerzos para ambos trenes. El equipo de amortiguación y muelles ahora recae en el especialista Fox Racing, aumentando el recorrido de suspensión, incrementando la altura libre al suelo hasta los 28,3 cm y permitiendo una enorme capacidad de absorción de baches a cualquier velocidad. Sin lugar a dudas, es el apartado de suspensiones el cambio más importante en la Ranger Raptor, permitiendo así ofrecer un comportamiento todoterreno cuanto menos sobresaliente.

Ford Ranger Raptor | David Clavero

A la hora de ponerse en marcha con la Ranger Raptor en conducción sobre asfalto lo primero que sorprende es que la enorme preparación que lleva no repercute de forma negativa en la dinámica de conducción. Su comportamiento es muy similar a la de cualquier otra Ranger, lo que habla francamente bien del trabajo realizado en suspensiones. El grupo motopropulsor ofrece prestaciones más que suficientes, incluso en vías rápidas, aunque es fácil elevar el consumo medio a los 10 l/100 Km si exprimimos los 213 CV que ofrece. En este punto sí que echamos de menos algo más de celeridad en el cambio de marchas, pues sin ser lento, a la hora de demandar el máximo de prestaciones requiere más tiempo del deseable para arrojar la máxima aceleración.

Ford Ranger Raptor | David Clavero

Una vez abandonamos el asfalto, la Ranger Raptor saca sus mejores armas y resulta prácticamente imposible encontrar dificultades que detengan a esta pick-up. Por tracción y capacidad para afrontar baches estamos ante un coche sobradamente capaz, sin importar siquiera cuán resabaladizo sea el terreno por el que circulamos. Además contamos con una enorme capacidad de vadeo de 850 mm, por lo que incluso cruzar ríos o enormes trampas de barro no será un problema. Jugando además con los diferentes perfiles de conducción podemos adaptar el comportamiento de todo el conjunto, lo que redunda en una mayor facilidad para sortear dificultades. Puestos a buscar un punto que limite nuestro avance tenemos que irnos al ángulo ventral de 24º, una cota que como ocurre en todas las pick-up puede ofrecer dificultades a la hora de superar crestas o coronar pendientes muy pronunciadas, pues la batalla es de nada menos que 3,22 metros. Si echamos un ojo al resto de cotas nos encontramos con un ángulo de ataque que alcanza ahora los 32,5º, mientras que el ángulo de salida es de 24º.

Ford Ranger Raptor | David Clavero

En el mercado español la Ford Ranger Raptor está a la venta desde 49.508 euros, un precio por el que te llevas una verdadera navaja suiza para practicar todoterreno, especialmente si eres de los que valora contar con el espacio de carga y posibilidades que solo son posibles en una pick-up.