CURIOSIDAD

¿Para qué sirve la 'L' en el cambio de un coche automático?

La transmisión automática es un componente esencial en muchos vehículos modernos, diseñada para cambiar de marchas sin la intervención directa del conductor, facilitando una conducción más suave y cómoda.

Publicidad

La transmisión automática es un componente esencial en muchos vehículos modernos, diseñada para cambiar de marchas sin la intervención directa del conductor, facilitando una conducción más suave y cómoda.

Las letras en una palanca de cambio automática representan diferentes modos de operación. Por norma general estas letras suelen ser la P, esta posición bloquea la transmisión impidiendo que el vehículo se mueva; la R, que permite al vehículo moverse hacia atrás; la N, que hace referencia al punto muerto; y la D, que es la posición para conducción normal hacia adelante.

Estos son los modos básicos, pero algunos coches también cuentan con la letra L, y cada vez es más habitual contar con ella. ¿Para que se utiliza y cuál es su significado?

La letra L viene de Low, y hace referencia a la marcha baja del coche. Es decir, limita la transmisión a las marchas más bajas, proporcionando una mejor disposición de la fuerza y el control del vehículo. Es útil en situaciones donde se necesita mayor potencia y control, como al subir una pendiente pronunciada o remolcar.

Entender estas posiciones es crucial para una conducción segura y eficiente, y facilita el aprovechamiento completo de las ventajas de una transmisión automática.

Antena 3» Noticias Motor

Publicidad