Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

Su buen estado es crucial

El punto débil del AdBlue que debes tener en cuenta ante la crisis que se avecina

La crisis del AdBlue puede suponer un gran inconveniente para los usuarios de los coches diésel, sobre todo teniendo en cuenta el punto flaco de este aditivo.

Publicidad

Pese a que son numerosas las instituciones las que tienen como objetivo poner punto y final al diésel, aún existen muchos ciudadanos haciendo uso y apostando por este combustible. A lo largo de los años, se ha desarrollado un aditivo conocido como AdBlue que pretende reducir las emisiones de CO2 de los coches de gasóleo. Sin embargo, la desoladora crisis que se avecina puede provocar que sean muchos los que adquieran litros y litros para almacenar en caso, pero cuidado, ya que el AdBlue tiene fecha de caducidad y puede que no lo supieses.

Y es que algunos de los principales fabricantes europeos de AdBlue han detenido la producción, tales como Fertiberia. Esto se debe, sobre todo, a la gran crisis energética que afronta Europa con un incremento del coste del gas, que implica un incremento en el coste de la fabricación de AdBlue.

Ante este preocupante escenario, es normal que muchos propietarios de vehículos diésel que recurren a este aditivo opten por comprar garrafas, llenarlas de AdBlue y abastecerse con él para poder sobrepasar la crisis de la mejor manera posible. No obstante, esto puede derivar en una situación aún más problemática si cabe.

Debemos tener en cuenta que el AdBlue tiene una vida útil que hay que conocer y respetar. Además, las condiciones de almacenaje y el paso del tiempo pueden alterar su composición y utilidad. Y es que no debemos olvidar que este aditivo se compone de agua ultrajara y urea automotiva.

El agua tiende a evaporarse si se expone a altas temperaturas con asiduidad, además de que si recibe luz solar de forma directa pierde propiedades, por lo que se altera la calidad del producto. Es por esto que resulta crucial para su buen almacenaje los grados a los que se conserva la garrafa. Por lo que la vida útil del AdBlue es de un mínimo de 18 meses en envases precintados, siempre y cuando se mantenga con una temperatura constante o inferior a 25 grados.

Es necesario conocer la importancia del AdBlue en un coche diésel, ya que de no recibir la cantidad adecuada este puede entrar en modo de emergencia. Además, en caso de comprar AdBlue a granel y almacenarlo en una garrafa no precintada puede acelerar su deterioro y provocar problemas mecánicos debido a su mal estado. Con todo esto, no es recomendable alargar su vida más allá de 18 meses.

Publicidad